Los rebrotes en las prisiones se disparan con más de 600 casos y 1.300 en cuarentena, el peor registro de positivos desde que comenzó la pandemia
CSIF exige priorizar la vacunación al personal funcionario, cribados y la suspensión urgente de las comunicaciones
27 de Enero de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y mayoritario en la mesa de negociación del Ministerio del Interior, exige a Instituciones Penitenciarias que se endurezcan las medidas de seguridad frente al covid19, como consecuencia de los rebrotes.

Según datos recopilados por nuestro sindicato, los casos se han disparado a lo largo de los últimos 15 días, registrándose 611 casos positivos (274 trabajadores y 337 internos) y 1.354 en cuarentena (1.038 presos y 316 trabajadores) en centros penitenciarios toda España, a 27 de enero. Se trata del peor registro de positivos desde que comenzó la pandemia.

La peor situación se da en la cárcel de Picassent (133 internos positivos, 16 trabajadores positivos y 473 casos en cuarentena, sobre una población de 1.900), pero también destacan los centros en las provincias de Teruel, Palencia, Murcia, Lleida, León, Asturias, Cádiz, Granada o Sevilla.

Ante esta situación, CSIF ha reclamado que se suspendan de manera inmediata todas las comunicaciones de presos con personal externo a los centros penitenciarios, que se hagan cribados preventivos y que se priorice la vacunación al personal funcionario, en el marco de la “Estrategia de vacunación frente al covid19”.

CSIF recuerda que en los centros penitenciarios conviven personas con sistemas inmunitarios muy debilitados, con mayor riesgo de enfermar gravemente por el virus. Además, los centros son espacios cerrados donde las personas viven en condiciones de proximidad por periodos prolongados de tiempo, favoreciendo la infección, amplificación y propagación de enfermedades infecciosas. Por tanto, el riesgo de contagio en nuestro ámbito es más alto que el de la población general.

Por otra parte, los profesionales penitenciarios pertenecen a la categoría de personal esencial, realizando su trabajo presencialmente y en espacios cerrados y son necesarios para el mantenimiento del eficaz funcionamiento de las instituciones del Estado y de las Administraciones Públicas