CSIF advierte de que la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal dejará en un limbo jurídico a 6.000 agentes forestales
- Se trata del colectivo policial más numeroso y especializado en la lucha contra los delitos medioambientales
10 de Diciembre de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, advierte de que la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal puede dejar en un limbo jurídico a más de 6.000 agentes Forestales y Medioambientales de todo el país al no reconocer a este colectivo como Policía Judicial.

Los cuerpos de Agentes Forestales y Medioambientales son legal y prácticamente una policía especial mixta, administrativa y judicial especializada en medio ambiente desde hace más de 140 años. Son los garantes de la policía, custodia y vigilancia del medio ambiente.

Actualmente, tienen atribuida por Ley la condición de agentes de autoridad, policía administrativa especial y policía judicial genérica y trabajan con las Fiscalías especializadas en medioambiente en la prevención y lucha contra el delito ambiental.

Desde hace años reciben formación especializada contra este tipo de delitos (investigación de incendios forestales, lucha contra el furtivismo, mortandad de avifauna etc.) y actúan en colaboración coordinada con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado cuando es necesario. Tienen un régimen jurídico distinto, aunque similar, según la Comunidad o Administración a la que pertenecen, aunque mantienen el nexo de unión establecido en la Ley de Enjuiciamiento Criminal y la Ley de Montes.

Desde el sindicato, hemos solicitado una reunión urgente al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y a los portavoces de la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados para que corrijan este despropósito y establezcan con claridad en la futura Ley de Enjuiciamiento Criminal su potestad de Policía Judicial medioambiental.