Elecciones presidenciales en EEUU 2020: la victoria de Biden es un factor saludable para Europa
Artículo firmado por Roberto di Maulo, Vicepresidente de CESI
09 de Diciembre de 2020

Es difícil subestimar la influencia de Estados Unidos en el Viejo Continente, tanto en términos de costumbres como de tecnología. Estados Unidos juega un papel primordial en el comercio con nuestro continente. Antes de la desafortunada introducción de aranceles sobre los productos europeos, Europa contaba con un papel primordial como exportador neto además de sellar la alianza histórica que tanto ha contribuido a más de 70 años de paz en nuestro continente: la Alianza Atlántica ha sido un fuerte baluarte de progreso y prosperidad en democracia. Por tanto, todo lo que ocurre al otro lado del Atlántico nos afecta de lleno, con consecuencias que se reflejan a escala global.

Durante los últimos años, la administración de Trump ha favorecido la propagación de comportamientos populistas y soberanos, poniendo en riesgo esta solidaridad estatal que ha permeado la democracia occidental durante cientos de años.

Pero en esta fase tan complicada de la pandemia COVID 19, Europa ha logrado dar un salto adelante gracias a las medidas dirigidas por SURE, el EMS y Next Generation EU. El nuevo gobierno estadounidense puede unirse a esta visión solidaria que impera en Europa para lograr una Alianza Atlántica que pueda afrontar los enormes retos del mañana, comenzando por el cambio climático, con una fuerza que era inexistente hace apenas un año.

Devolver la esperanza a las generaciones más jóvenes, la esperanza del desarrollo y el empleo y de un futuro menos incierto y menos marcado por la precariedad. La nueva Europa y la nueva América pueden y deben hacer este esfuerzo, superando las aduanas y los muros ya derribados como el de Berlín en 1989. Un mañana hecho de puentes y no de muros, donde la apertura constituye la base de las nuevas oportunidades (especialmente para los que han sido excluidos: los jóvenes, las mujeres que no disfrutan de igualdad, los mayores...)

Por esta razón, CESI, un sindicato independiente pero no separado de la política, recibe con agrado la elección de Biden y Harris para liderar la democracia más grande del mundo.

En clave internacional, Biden podría reconducir las relaciones con China, volver al acuerdo climático de París… Pero Europa debe ser capaz de conquistar su papel central en la política mundial, fortaleciendo el eje Atlántico con la construcción de nuevos modelos de colaboración y dando al área de libre comercio la oportunidad de satisfacer a ciudadanos tanto americanos como europeos.

El impulso tomado por los gobiernos europeos con Next Generation EU podría asumir el desafío de una nueva Alianza Atlántica basada en una nueva reciprocidad y oportunidad para ambos lados del Océano Atlántico. Es un desafío complicado, pero la elección de Biden y Harris nos permite afrontarlo en el objetivo de una nueva frontera que remodele un mundo mejor que el que nos hubiera dado el futuro si el resultado electoral estadounidense hubiera sido diferente.

-------

Nota.- este artículo es una traducción de su original que es el único que contiene las opiniones de su autor y que puedes consultar aquí.

Foto.- CESI www.cesi.org Roberto Di Maulo, Vicepresidente de CESI