CSIF rechaza los test covid en las farmacias y reclama contratar más personal de enfermería para realizar las pruebas en condiciones de seguridad
19 de Noviembre de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha pedido al Ministerio de Sanidad y a las comunidades autónomas que se están planteando realizar test covid en las farmacias que contraten más personal de enfermería si lo que necesitan es realizar un mayor número de pruebas con garantías de seguridad tanto para el trabajador como para el usuario. A nuestro juicio, una farmacia nunca proporcionaría las condiciones de seguridad de un hospital o centro de salud.

El personal cualificado y entrenado para realizar el exudado nasofaringeo, con una introducción de un isopo de al menos 6 ó 7 cm, en un ángulo y posición determinados, es el de enfermería. Los farmacéuticos no tienen la formación para realizar este tipo de prueba.

En este sentido, consideramos que si la prueba la realiza personal cualificado se evitarán falsos negativos por no llegar bien a la zona de la que obtener una muestra.

En segundo lugar, la recogida se hace con equipos de protección suficientes para la realización de una técnica que en no pocas ocasiones provoca toses o estornudos. Por ello, desde CSIF creemos firmemente que la misma no se debe hacer en un establecimiento que no tenga las condiciones necesarias para realizarla con todas las garantías.

Las oficinas de farmacia son establecimientos donde, además de vender medicamentos, también se venden otros productos (gel de baño, dentríficos, gafas de aumento, etc) no sanitarios que atraen a todo tipo de personas. Mezclar a pacientes con público es peligroso, además de que en una oficina de farmacia no hay circuitos de limpio/sucio, como si hay en un hospital o centro de salud.

Por todo ello, desde CSIF no logramos entender por qué en lugar de captar personal de enfermería para potenciar los puntos de cribado, sobre todo en Atención Primaria, se dedican esfuerzos a establecer una alternativa no regulada que va a tener contestación institucional y profesional, por no hablar del componente económico que tendría una medida así.

Finalmente, desde CSIF alertamos de que el cribado masivo con test rápido es mucho más efectivo en personas sintomáticas dentro de los cinco primeros días del inicio de los síntomas, cuestión que, por supuesto, un farmacéutico no es quien para diagnosticarlo y valorarlo.