El acuerdo con Bildu demuestra la urgencia de reformar la Ley Sindical para que todos los españoles/as puedan defender sus derechos laborales sin sectarismos
- CSIF reclama estar presente en el diálogo social para dar voz a otros sectores de la ciudadanía
21 de Mayo de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, criticó hoy el pacto entre el Gobierno y EH Bildu en materia laboral por su carácter oscurantista y sorpresivo, al haber sido firmado al margen de los agentes sociales, hurtando a la ciudadanía el trasfondo político y vinculando la votación sobre el Estado de Alarma a la reforma laboral.

Para CSIF, el acuerdo con Bildu demuestra la urgencia de reformar la actual Ley Sindical para dar cabida a otras organizaciones como la nuestra (tercera en este país tanto en número de afiliados, como representatividad) y trasladar al ámbito sindical la pluralidad de la sociedad española. CSIF ya tuvo ocasión de trasladar a la ministra de Trabajo la necesidad de derogar la reforma laboral en diferentes aspectos, eso sí, sin las contrapartidas políticas que se presuponen a un pacto con EH Bildu y que se deben explicar.

La legislación actual da la espalda a la participación en el diálogo social de organizaciones como CSIF que a nuestro entender tiene más legitimidad desde el punto de vista social que la organización independentista vasca. Exigimos una reforma, por tanto, para que todos los españoles y españolas puedan defender sus derechos laborales sin sectarismos.

La sociedad española es mucho más plural que todo eso y exigimos abrir la participación sindical. La legislación sindical actual establece una coraza que impide crecer a otras opciones legítimas y deja sin representación a muchos ciudadanos. En este sentido, reclamamos la modificación de la Ley Orgánica de Libertad Sindical para que sea suficiente el 5 por ciento de representatividad para estar presente en los ámbitos de negociación, tal como ocurre en el ámbito político, donde se precisa únicamente entre el 3 y el 5 por ciento.