Las prisiones inician la desescalada y se reanudan las comunicaciones en locutorios
CSIF exige a Instituciones Penitenciarias que excluya de la vuelta presencial al personal de riesgo: ya han fallecido 4 trabajadores

12 de Mayo de 2020

Las prisiones iniciarán próximamente el proceso de desescalada y de vuelta a la nueva normalidad en las comunidades autónomas que ya han entrado en la Fase 1 del Plan del Gobierno, lo que permitirá reanudar las comunicaciones de los reclusos en locutorios y el restablecimiento de permisos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las Administraciones Públicas y mayoritario en la mesa de negociación de Prisiones, ha advertido de que es inadmisible que no se exima del servicio presencial al personal incluido en los grupos de riesgo, como mayores de 60 años o personas con diabetes, enfermedades cardiovasculares, entre otros.
Con esta medida, Instituciones Penitenciarias incumple, además, la instrucción del Ministerio de Política Territorial y Función Pública sobre la incorporación de los grupos más vulnerables durante la desescalada.
Así lo hemos manifestado durante una reunión extraordinaria de la Mesa Delegada de Instituciones Penitenciarias para abordar la desescalada. CSIF ha recordado que los cuatro funcionarios de prisiones fallecidos a causa del Covid-19 pertenecían a estos grupos de riesgo y que todo lo que no sea eximir a este colectivo del servicio presencial es ponerlos en peligro.
Se trata de salvaguardar la salud de unos profesionales que son especialmente vulnerables, por lo que reclamamos que los responsables de Prisiones reconsideren su postura. Valoramos su propuesta de reconocer que estos cuatro compañeros fallecieron en acto de servicio, pero ahora es urgente poner los medios de protección para evitar más desgracias.
Respecto a equipos de protección, la Secretaría General nos traslada que se ha destinado 1 millón de euros y repartido 400.000 mascarillas, pero la realidad es que no se ha distribuido el material suficiente ni con la periodicidad adecuada: se reparten mascarillas con un uso homologado de 4 horas para casi 40 horas de trabajo, intolerable tras casi 60 días de emergencia sanitaria.
Desde el sindicato, denunciamos, además, que desde hace semanas que no se han realizado a todo el personal ni los test rápidos ni PCRs ni se les ha dotado de los equipos de protección adecuados.
Planteamos también medidas preventivas como que se deben instalar arcos para la desinfección exterior de vehículos y cámaras térmicas (infrarrojas) en los centros, con tecnología de identificación de estados febriles.
Instrucción para la desescalada
Instituciones Penitenciarias, que ultima una instrucción para los centros situados en zonas de la Fase 1 del Plan de desescalada del Gobierno, prevé que:
- Se reanudarán las comunicaciones en locutorios (en turnos de mañana y tarde todos los días excepto uno para realizar tareas de desinfección).
- Se restablecerán los permisos de salida, tanto extraordinarios, como ordinarios previamente autorizados.
- Se realizarán traslados de internos por orden judicial, motivos sanitarios o regimentales que por razones excepcionales se autoricen.
Desde el sindicato, nos hemos opuesto a las dos primeras medidas porque nos parecen prematuras y no ofrecen garantías sanitarias ni para los internos ni para los trabajadores. Exigimos, además, el cierre inmediato de los talleres productivos en las cárceles para prevenir más contagios por coronavirus, salvo en el caso de que fabriquen material sanitario de primera necesidad.