CSIF exige el cierre inmediato de los talleres productivos de las cárceles para evitar más contagios por coronavirus
- Es una temeridad: un compañero fallecido, unos 220 trabajadores infectados y más de 800 están en aislamiento.
16 de Abril de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las Administraciones Públicas y mayoritario en la mesa de negociación de Prisiones, ha exigido el cierre inmediato de los talleres productivos en las cárceles para prevenir más contagios por coronavirus, salvo en el caso de que fabriquen material sanitario de primera necesidad.
En un escrito remitido hoy a Instituciones Penitenciarias, CSIF rechaza que de forma unilateral haya ordenado la reapertura paulatina de estos talleres. Consideramos que es una temeridad porque su actividad no es estratégica en la lucha contra la pandemia y puede propagar aún más el virus entre el personal de Prisiones e internos.

Próximamente reanudará su actividad el taller del Centro Penitenciario de Álava -que fabrica piezas para el mantenimiento de ascensores y el cableado de equipos-; el del Centro Penitenciario de Madrid VII, en Estremera, dedicado también a esta actividad y los de los Centros Penitenciarios de Ocaña 1 y Ocaña 2 (Toledo), de elaboración y ensamblaje de piezas y equipos de climatización.
Advertimos de que esta “progresiva vuelta a la normalidad” pretendida por algunas autoridades (tras el cierre de los talleres el pasado 19 de marzo) permite el acceso de trabajadores externos no penitenciarios a los centros, obviando el estado de alarma y la emergencia sanitaria.
En Prisiones, hemos sufrido ya el fallecimiento de un compañero, actualmente hay unos 220 profesionales contagiados y en aislamiento sanitario domiciliario o asintomáticos, más de 800 empleados/as.
La reapertura de talleres pone también en riesgo de contagio a la población reclusa (con cerca de 40 internos infectados y unos 500 en cuarentena).
Desde el sindicato, denunciamos desde hace semanas que no se han realizado a todo el personal ni los test rápidos ni PCRs ni se les ha dotado de los equipos de protección adecuados.
Cámaras térmicas y arcos de desinfección ya
Por todo ello, hemos exigido al Gobierno que sea previsor y aborde actuaciones necesarias ante una futura desescalada del confinamiento. Entre otras medidas, se debe instalar arcos para la desinfección exterior de vehículos y cámaras térmicas (infrarrojas) en los centros, con tecnología de identificación de estados febriles.
Se trata de una medida preventiva eficaz para detectar la fiebre mediante el escaneo de las personas que accedan a los centros penitenciarios.