Los hospitales comarcales y la atención primaria de las zonas rurales, en cuadro por el coronavirus
- La falta de protección obliga al personal a tomar medidas de choque imaginativas: gafas de buceo, mascarillas de pintor, monos de agricultores para fumigar….
- Los/as profesionales perciben ya una contención en los ingresos, pero la situación continúa siendo muy complicada en las UCIs: hay que ampliar camas de UCI en los hospitales de campaña
02 de Abril de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha alertado hoy sobre la situación de la Atención Primaria y de muchos hospitales comarcales en las zonas rurales, ya que la falta de medios, la reorganización de plantillas y el trasvase de sanitarios hacia hospitales más grandes dificulta la asistencia.

Desde CSIF, destacamos la profesionalidad y la solidaridad de los sanitarios que de manera voluntaria se han trasladado a otros centros de mayor tamaño para descongestionar las urgencias y reforzar servicios hospitalarios. Sin embargo, la mala reorganización del personal por parte de los responsables sanitarios está causando que haya una parte de la población desasistida. Reclamamos que se refuercen estos servicios y que se haga una asignación de personal operativa y ajustada a las nuevas circunstancias.

Respecto a la situación sanitaria general, los/as profesionales de la Sanidad constatan que se están conteniendo los ingresos, pero hay que reforzar las UCIs y la contratación de personal y distribuir el material de protección.

Los/as profesionales comienzan a percibir cómo se empiezan a contener e incluso a disminuir levemente los ingresos hospitalarios a través de las urgencias, lo que nos podría indicar que estamos empezando a contener al virus y que las medidas que se están adoptando dan resultado. Esta circunstancia se ha detectado en varias comunidades autónomas y tenemos que mantener la debida cautela porque en comunidades como Castilla y León y Cataluña la situación sigue siendo muy preocupante.

Además, la escasez de recursos y la falta de test sigue siendo un motivo de preocupación generalizado, especialmente en Madrid, Cataluña, Andalucía, Aragón, La Rioja, las dos Castillas, Comunidad Valenciana y Extremadura y el material sigue llegando con cuentagotas. El déficit de equipos de protección obliga a los profesionales a tomar medidas de choque imaginativas: gafas de buceo, mascarillas de pintor y hasta monos de fumigar cedidos por agricultores de zonas rurales están siendo utilizados en el día a día de los sanitarios.

Respecto a la situación de las UCIs, siguen estando al límite de su capacidad, sobre todo en Cataluña y en Madrid, aunque también nos llegan algunas noticias positivas de urgencias de CCAA como Madrid, que va registrando una menor afluencia de pacientes.

También en Madrid se ha estabilizado el número de pacientes en las UCI, pero los sanitarios continúan exigiendo que se les haga test para el diagnóstico del COVID-19, ya que es la única manera de frenar el contagio. CSIF ya pidió hace semanas un refuerzo -incluso a través de empresa externas- de los servicios de prevención de riesgos laborales de los hospitales, algo que a día de hoy se hace más necesario.

CSIF considera que realizando el test de manera inmediata a todos los profesionales de la Sanidad, y no a los diez días de presentar síntomas, se frenaría la cadena de contagio, ya que hay muchos que trabajan sin saber si son positivos o no. Asimismo, muchos otros trabajadores a los que mandaron a casa por presentar sintomatología podrían reincorporarse en caso de que la prueba diese resultado negativo, lo que solucionaría en parte la escasez de personal.

En Andalucía, la llegada de material es desigual por provincias y se están haciendo pocas pruebas a los profesionales a pesar de que es una de las CCAA con más sanitarios contagiados. En la Comunidad Valenciana, la situación en los hospitales se va complicando y alertamos de que las UCIs ya están llenas en los hospitales de la mitad de los departamentos de salud.

En Castilla y León, se sigue pendiente de los test rápidos. La falta de personal impide poner en marcha los hospitales provisionales y de campaña que se han creado, como Feria Valladolid y el de campaña que montado ejército en Segovia. La saturación en UCIs parece que se estabiliza, pero se sigue sin hacer test a los sanitarios, de forma generalizada.

En Castilla- La Mancha, los hospitales han aumentado su capacidad para evitar colapsos y que las UCI se vean desbordadas. En Aragón, está aumentando la presión sobre las UCIS y hay dos hospitales de campaña preparados en Zaragoza para entrar en acción en los próximos días si es necesario.

En Extremadura, las quejas de los sanitarios sobre falta de EPIS en los hospitales extremeños se han reducido porque van llegando los equipos, aunque una de las preocupaciones ahora es si se producirá desabastecimiento de sedantes en las UCI.