Las universidades públicas han perdido 8.288 empleos estables de docentes e investigadores en nueve años
- CSIF reclamará hoy al ministro de Universidades, Manuel Castells, soluciones urgentes frente a la precariedad y la uberización de plantillas
17 de Febrero de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, reclamará el lunes al ministro de Universidades, Manuel Castells, soluciones urgentes ante la inestabilidad y precariedad laboral actual. En nueve años, se han perdido 8.288 efectivos de personal docente e investigador funcionario, lo que supone un descenso de un 16,2% de su plantilla.

Desde CSIF, exigiremos al ministro, en esta primera reunión de la legislatura, que impulse las medidas que necesitan nuestras Universidades y que pasan por dignificar y situar a los trabajadores y trabajadoras en el centro de las reformas.

Denunciaremos, además, que la crisis y la aplicación durante más de seis años de la tasa de reposición en las universidades públicas ha provocado una caída en el profesorado estable y un aumento de la precariedad laboral del profesorado contratado, como recoge el informe “La Universidad Española en cifras 2019. Curso académico 2017/2018”, elaborado por CRUE Universidades Españolas.

Así, el profesorado con régimen de contratación laboral se ha incrementado en un 18,4% (8.637 personas más) y el colectivo de personal docente e investigador (PDI) laboral supone ya el 56,4% del total del profesorado universitario, que alcanzó en 2017 la cifra de 98.362 personas.

Además, de 2008 a 2017, la categoría profesional con mayor presencia en el régimen funcionarial (Profesor Titular de Universidad) descendió un 2,2%, mientras que la más numerosa entre los contratados laborales (Profesor Asociado) se incrementó en un 4,2%.

Para CSIF, todas estas cifras confirman la uberización de las plantillas universitarias, por lo que pediremos al ministro que acabe con la tasa de reposición y que se pongan en marcha amplias convocatorias de plazas de personal docente e investigador en las universidades públicas.

Además, plantearemos a Castells la negociación de un Estatuto del Personal Docente e Investigador; incremento de la financiación de las universidades; modificación de los criterios ANECA de evaluación del profesorado universitario e implantación de un máximo por curso de 240 horas de actividad docente.

Por último, exigiremos generalizar la promoción y la carrera profesional del PDI y del Personal de Administración y Servicios (PAS) y el acceso a quinquenios y sexenios para el PDI laboral temporal e interino.