La Audiencia Nacional condena a CC.OO y a UGT por neutralizar la subida del Salario Mínimo en convenios colectivos
- CSIF logra una condena ejemplar contra CC.OO y UGT por actuar junto a la empresa contra los intereses de las personas trabajadoras
- Aceptaron la supresión de pluses por transporte y vestuario para compensar la subida del salario base en las empresas de servicios de Prosegur y Securitas
26 de Septiembre de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha logrado una sentencia ejemplar en la Audiencia Nacional contra CC.OO, UGT y USO por actuar en connivencia con empresas para anular los efectos de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que entró en vigor en enero y que queda fijado en 900 euros al mes.

La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, en sendas sentencias dictadas el 13 de septiembre, anula los acuerdos que alcanzaron estos sindicatos con las empresas Prosegur y Securitas (las más potentes y solventes desde el punto de vista económico de este sector) para recortar los convenios colectivos, coincidiendo con la subida del SMI.

El sindicato CSIF -presente en la Mesa de Negociación Nacional de ambos Convenios Colectivos- impugnó dicha modificación, al entender que las organizaciones de clase actuaron junto a la empresa contra los intereses de las personas trabajadoras, con una práctica ilegal. De hecho, tal y como ha constatado la Audiencia en su sentencia, CC.OO, UGT y USO acordaron suprimir del convenio los pluses de transporte y vestuario e integrar estos pluses en el salario base.

La sentencia advierte de que se trata de una “técnica de neutralización” de incrementos, de manera que el salario percibido realmente por la persona trabajadora no varía en este caso tras la aplicación del Salario Mínimo Interprofesional. En su momento, CC.OO y UGT se atribuyeron su parte del mérito en la aprobación de esta subida. Pues bien, hemos comprobado como estos sindicatos actúan de una manera de cara a la galería pero en la práctica se comportan de otra manera bien distinta.

La Audiencia Nacional les recuerda que la compensación y absorción de los pluses de transporte y vestuario con el nuevo salario base tras la subida del SMI no es posible. “No es posible legalmente compensar y absorber un concepto salarial y pluses extra salariales (…) por cuanto el Estatuto de los Trabajadores contempla únicamente la compensación y absorción entre salarios, al igual que ocurre con el SMI”, señala la sentencia.

En el acuerdo que firmaron los sindicatos de clase con la empresa se justifican diciendo que tratan de “evitar una pérdida de competitividad con resultados negativos para el mantenimiento del empleo”. Pues bien, CSIF rechaza esta premisa dado que se trata de las dos principales empresas de seguridad de este país y tienen las cuentas saneadas.

CSIF, organización que nació en las administraciones públicas, está ganando terreno cada vez más en las empresas privadas, ámbito tradicional de los sindicatos de clase. De hecho, en los últimos diez años ha cuadriplicado su representación en el sector privado y está presente en empresas como Atresmedia, Michelin, Heineken, Zara, Bershka, Quirón, Roche, Fremap, Nestlé, Telepizza, Coca – Cola, Campofrío o Burguer King.

Fruto de esta evolución en el sector privado, el pasado mes de marzo, CSIF mantuvo una reunión, por primera vez en su historia, con el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. CSIF reclama a las fuerzas políticas que afronten una reforma de la Ley Orgánica de Libertad Sindical para incorporar a la Negociación Colectiva a nuevas organizaciones que como la nuestra aportarían al mapa sindical la pluralidad de opciones que ya hay en el ámbito de la política.