CSIF se suma a los actos reivindicativos y a las movilizaciones mundiales por el clima
- El sindicato exige medidas de protección medioambiental y advierte de que el bloqueo político está paralizando la toma de decisiones urgentes

23 de Septiembre de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, se suma al Movimiento Mundial por el Clima del 27S y advierte de que el actual bloqueo político en España ha paralizado la puesta en marcha de medidas medioambientales urgentes para combatir los efectos del cambio climático.

Desde el sindicato, exigimos un compromiso político al máximo nivel en la lucha contra la crisis medioambiental y recordamos que el cambio climático no solo tiene consecuencias medioambientales, sanitarias y económicas, entre otras muchas, sino que también se extiende al día a día de las personas trabajadoras de todo el mundo.

Para CSIF, urge atender las nuevas necesidades laborales que van surgiendo en todos los ámbitos y, en particular, entre los profesionales más vulnerables a los efectos del cambio climático: cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, bomberos, emergencias, agentes forestales, profesionales de la construcción, etc., quienes deberán afrontar fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes.

Por todo ello, reclamamos políticas ambientales ambiciosas pero realistas, así como acuerdos políticos que luchen contra el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero. En nuestro país, el bloqueo actual está paralizando la Administración, mermando la calidad de los servicios públicos y perjudicando las condiciones laborales de las plantillas.

Urge una legislación que proteja de manera efectiva a todas las personas trabajadoras, así como normativas claras para prevenir y combatir los riesgos laborales derivados del cambio climático y una planificación que atienda las necesidades que van surgiendo de manera continuada.

Desde CSIF, debemos ser conscientes de la magnitud del desafío, porque los retos medioambientales que tenemos ante nosotros hacen necesario ahora más que nunca la puesta en marcha de soluciones urgentes.