CSIF reclama al Gobierno que el síndrome del trabajador quemado sea una enfermedad profesional
- Tras el reciente reconocimiento del síndrome del burnout por parte de la OMS
09 de Julio de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha reclamado al Gobierno que actualice el cuadro de enfermedades profesionales para incorporar el síndrome del trabajador quemado o del burnout, después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo haya incluido por primera vez en la guía de las enfermedades asociadas al empleo.

Este síndrome ha quedado inscrito con el código QD85: Síndrome de desgaste profesional, y la OMS lo reconoce en la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades, que entrará en vigor en 2022. La OMS tomó esta decisión en su 72ª Asamblea Mundial de la Salud, e incluyó el síndrome del trabajador quemado en la próxima Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) como un problema relacionado con el trabajo. En la anterior versión de la CIE, se encuadraba entre los problemas relacionados con dificultad en el control de la vida.

Hasta ahora, no se había reconocido ninguna enfermedad relacionada con los riesgos psicosociales de origen laboral, por lo que supone un gran cambio y, por ello desde CSIF subrayamos que es el momento de incluir nuevas patologías en el cuadro de enfermedades profesionales.

Según aseguran las investigaciones de este trastorno asociado al estrés crónico en el trabajo son los empleados públicos, en concreto, los más afectados por esta enfermedad, sobre todo, en el caso de los trabajos relacionados con la atención a las personas (sanitarios, funcionarios de prisiones, otros cuidadores) y de la educación.

Los resultados de una encuesta de CSIF realizada sobre cerca de 15.000 trabajadores y trabajadoras de la Administración General del Estado el pasado junio revelan que en un 70% de los casos entre las principales preocupaciones de los empleados públicos se encuentran el estrés laboral y la carga de trabajo.