El Registro de Jornada duplica la carga de trabajo de los inspectores, que reclaman el refuerzo urgente de sus plantillas
- La situación es crítica en muchas provincias, en donde la plantilla de Inspección no da abasto: hay unos 1.800 efectivos para todas las empresas de España
12 de Junio de 2019

La puesta en marcha de la norma que obliga a las empresas a llevar a cabo el registro diario de la jornada de sus trabajadores ha duplicado la carga de trabajo de los inspectores de Trabajo, una plantilla de unas 1.800 personas para el conjunto de las empresas de este país y que precisa reforzarse de manera urgente con un plan de recursos humanos.

En este sentido, coincidiendo con el primer mes de aplicación de esta medida, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, reclama un incremento de inspectores y subinspectores de Trabajo para paliar el déficit endémico de plantilla que arrastra desde hace años. Además, reclamamos una evaluación del riesgo psicosocial de la plantilla, ante la carga de trabajo y estrés que conlleva este trabajo.

Hasta ahora, los inspectores han detectado controles horarios poco rigurosos y chapuceros, en casos como el de una empresa en la que sus trabajadores firmaban desde el martes el registro de la semana completa hasta el viernes. Este tipo de incumplimiento puede ser sancionado con unos 1.200 euros.

Para el sindicato, el registro diario de jornada es un avance, aunque no será efectivo en la inmensa mayoría de las empresas, como consecuencia de la Ley de Libertad Sindical que impide de facto una representación sindical que controle su aplicación.

Desde CSIF, consideramos que hacen falta algunos meses más para evaluar la eficacia del registro, que no es otra que aflorar las horas extraordinarias fraudulentas y atajar la precariedad.

Si en los próximos meses se confirma un incremento en el número de horas extra cotizadas a nivel nacional la medida habrá cumplido su objetivo, aunque si no es así, demostrará ser un trámite formal fácilmente eludible y que, sin una plantilla de Inspección acorde a las nuevas necesidades, no tendrá ningún sentido.

Desde que se puso en marcha el registro, los inspectores recaban información en sus visitas a los centros de trabajo para confirmar si ya está operativo y si se cumplen las condiciones previstas en la norma. Como parte de este trabajo de inspección y requerimiento, si no está en vigor, piden datos adicionales sobre el estado de las negociaciones con los representantes de los trabajadores para su puesta en marcha.

Todo ello, está suponiendo una carga añadida para un colectivo que arrastra unas carencias de plantilla que la Administración ha reconocido en una reciente reunión con los sindicatos, pero que no cuantifica, como hemos reclamado desde CSIF de forma reiterada. Actualmente, la plantilla de inspectores y subinspectores se sitúa en unos 1.800 efectivos en todo el país, pero la situación es crítica en muchas provincias, según este colectivo, que demanda refuerzos ya.

En provincias como Málaga, por citar un ejemplo, la plantilla de inspectores y subinspectores es de 51 efectivos, una cifra insuficiente para atender el servicio de esta zona, con fuerte presencia de empresas turísticas y hosteleras (sectores donde se registra más fraude en las horas extra de sus trabajadores).