Funcionarios de prisiones en prácticas, por debajo del salario mínimo interprofesional
- CSIF presenta una queja a Interior por el trato que reciben los funcionarios de prisiones en prácticas
- Los uniformes no se corresponden con las tallas y no hay aseos suficientes
- Los funcionarios en prácticas solo llegarán a la mitad de las prisiones españolas
24 de Mayo de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato mayoritario en la mesa del Ministerio del Interior, ha presentado tres reclamaciones a Instituciones Penitenciarias, por el trato que están recibiendo los 832 funcionarios en prácticas que acaban de ingresar en el Centro Nacional de Capacitación.

Las quejas han sido presentadas por tres motivos: las retribuciones brutas que reciben (764,19 euros) se encuentran por debajo del salario mínimo interprofesional; los uniformes que les han distribuido no se corresponden con las tallas y el centro de formación solo cuenta con 2 aseos, claramente insuficientes para el número de personas que acuden a diario a estas instalaciones.

En lo que se refiere a las retribuciones, CSIF recuerda que la mayoría de estos funcionarios en prácticas residen en otras provincias, tienen hijos a su cargo y deben afrontar los gastos derivados de la estancia, alojamiento y manutención en Madrid, durante los 18 meses que dura el curso.

Pero es que además se han encontrado con que las prendas del uniforme entregado no se ajustan a sus medidas, lo que no se acaba de comprender ya que se efectuaron mediciones individualizadas. Así, resulta inadmisible que para solucionar este problema los afectados tienen que intercambiarse las prendas.

Y ya para colmo, los funcionarios en prácticas han comprobado que las instalaciones no disponen del número suficiente de WC para atender “razonablemente” a las necesidades, por lo que el tiempo de descanso entre clases se destina a hacer largas colas a la espera de hacer uso de los escusados.

PLANTILLA INSUFICIENTE

Por otra parte, CSIF advierte de que los 832 funcionarios en prácticas son claramente insuficientes, teniendo en cuenta que las plantillas de Instituciones Penitenciarias arrastran un déficit de 3.000 efectivos. Se da la circunstancia de que la mitad de estas nuevas plazas irán destinadas a cubrir jubilaciones, por lo que la plantilla total solo se incrementará en 400.

Además las plazas van destinadas solo a 40 centros penitenciarios, de los 71 que hay en toda España