El Registro de la Jornada Laboral no será efectivo en la mayoría de las empresas por culpa de una Ley Sindical obsoleta
- CSIF negocia ya la implantación de este sistema en empresas del sector privado
08 de Mayo de 2019

El registro diario de la jornada que entró en vigor el domingo, 12 de mayo, no será efectivo en la inmensa mayoría de las empresas de este país, como consecuencia de una Ley de Libertad Sindical que de facto impide una representación efectiva que controle su aplicación.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato con presencia creciente en el sector privado, considera que esta normativa es un importante paso para controlar la precariedad en el mercado laboral español y de hecho ya estamos negociando la implantación de este sistemas en empresas donde estamos presentes, como Securitas o Ilunion-Seguridad.

No obstante, somos conscientes de que en el sistema productivo español, mayoritariamente compuesto por pequeñas y medianas empresas en la mayoría de las cuales no existe representación sindical este artículo será un brindis al sol.

En este sentido, para responder a la necesidad de trasladar al ámbito sindical el pluralismo democrático de la sociedad española, reclamamos la modificación de la Ley Orgánica de Libertad Sindical para que sea suficiente el 5 por ciento de representatividad para estar presente en los ámbitos de negociación, tal como ocurre en el ámbito político, donde se precisa únicamente entre el 3 y el 5 por ciento.

La legislación sindical actual establece una coraza que impide crecer a otras opciones legítimas y deja sin representación a muchos ciudadanos.

¿A quién representan los sindicatos supuestamente más representativos?: en España hay casi 17 millones de trabajadores y trabajadoras, de los cuales tres millones son autónomos, 4,3 millones trabajan en empresas donde no se celebran elecciones sindicales y de los 10 millones restantes que sí tienen procesos electorales, un 33%, según datos oficiales, elige otras opciones sindicales diferentes a los sindicatos de siempre. Entonces ¿en nombre de quien hablan los sindicatos más representativos? ¿Quién representa al resto de trabajadores? ¿Alguien tiene interés en escucharlos?

Además, según un estudio llevado a cabo por CSIF, hay 80.000 delegados contabilizados en empresas que ya no existen. ¿Podemos sostener por más tiempo este modelo?

Es hora de otro modelo de sindicatos más acorde con la realidad española. Esto sería muy bueno para la salud democrática de la vida sindical española. CSIF ya ha dado el paso, por convicción y responsabilidad social.