CSIF critica que el Gobierno apruebe el anteproyecto de reforma educativa sin ninguna posibilidad de tramitación
- Una vez más la gran perjudicada es la Educación, que se ve sometida a una tensión política innecesaria, manteniéndose la LOMCE en vigor a todos los efectos por la nefasta gestión ministerial.
15 de Febrero de 2019

El Presidente del Gobierno ha anunciado hoy la convocatoria de elecciones para el 28 de abril. Siguiendo el procedimiento, el Parlamento quedará disuelto el 5 de marzo, tal y como establece el ordenamiento jurídico de los 54 días anteriores a la fecha de las elecciones. En este contexto, el Gobierno ha aprobado en el Consejo de Ministros el Anteproyecto de Ley para la modificación de la LOE -con la que se pretendía sustituir a la actual LOMCE-, sin ninguna posibilidad ni tan siquiera de tramitar la norma y tomando así una decisión sin precedentes.

Con esta decisión, el Gobierno introduce una tensión innecesaria a la Educación, además de no solucionar la inestabilidad actual introducida por la LOMCE, Ley que sigue en vigor. CSIF advirtió al ejecutivo que no se podía hacer una simple derogación de la LOMCE y volver sin más a la LOE. Por ello, durante la legislatura reivindicábamos medidas de congelación de aquellos aspectos más polémicos de la LOMCE, mientras se intentara consensuar con un procedimiento más pausado y negociado, una Ley Orgánica que dotara a la Educación de una estabilidad que no tiene y que permita solucionar los problemas que el Sistema contiene.

Sin embargo, el Gobierno optó, con el apoyo irresponsable de algunas organizaciones de la Comunidad Educativa, por un proyecto de Ley de nuevo de carácter partidista (como lo fue la LOMCE), tramitado de manera urgente y sin ninguna negociación que buscara un mínimo de consenso dentro de la Comunidad Educativa. Esto nos podía llevar, como así advertíamos desde CSIF, a un camino que podría conducirnos a un nuevo curso con la LOMCE en vigor a todos los efectos, tal y como está, que hace que el profesorado esté sometido a una inestabilidad e inseguridad jurídica ahora todavía en mayor grado.

La continua utilización partidista de la Educación de las fuerzas políticas es una verdadera lacra para nuestro Sistema Educativo, que solo puede ser solucionado con una Ley educativa consensuada en un Pacto de Estado. La aprobación del Gobierno de este anteproyecto, sin ninguna intención de ser tramitado, introduce un nuevo elemento de distorsión y de impedimento a una pausada negociación, sin que en ese proyecto se haya escuchado en ningún momento al profesorado.

CSIF, como sindicato independiente y profesional, reivindica acciones que mejoren nuestro Sistema Educativo de manera efectiva y no con gestos. Así se lo venimos exigiendo a este Ministerio desde su puesta en funcionamiento. Hemos exigido en reiteradas ocasiones que comenzaran las negociaciones en la Mesa Sectorial para dar salida a los muchos temas que afectan e inquietan al profesorado: Concurso General de Traslados, acceso a la Función Pública, temarios de oposiciones, homologación salarial y un largo etcétera. En definitiva, para CSIF se ha perdido otra oportunidad y éste ha sido un período baldío para alcanzar acuerdos sindicales. Ya se ha demostrado que estos acuerdos son la base de acciones que trascienden, como sucede con la subida salarial lograda gracias a las presiones de CSIF que condujeron al acuerdo de Función Pública, y que se ha aplicado con dos Gobiernos de partidos diferentes y que todavía está en vigor.

También nos inquieta el futuro del proyecto del Real Decreto que derogaba recortes aplicados por el Real Decreto Ley 14/2012, como el horario lectivo, y que ha sido ya aprobado por el Senado la semana pasada, con las modificaciones que CSIF buscaba para que se unificara el criterio de establecimiento de un horario lectivo máximo para todo el Estado. Esperamos que en este clima de elecciones los partidos políticos no olviden sus obligaciones y compromisos y ratifiquen en el Congreso de los Diputados, antes de que se disuelva, esta norma tan necesaria para la Educación.