CSIF reclama revisar los criterios de evaluación del profesorado universitario para eliminar la brecha de género
- Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia
- Es preciso feminizar los criterios de evaluación de la actividad académica de las mujeres para que la maternidad no les penalice en su carrera profesional
11 de Febrero de 2019
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha reclamado a la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación que revise los criterios que se emplean para valorar al profesorado universitario para evitar que se penalice la maternidad y eliminar así la brecha de género.
Según el último informe “Científicas en Cifras (desigualdad de género en la formación y profesión científica” que elabora el Gobierno, las mujeres solo representan el 21 por ciento del profesional catedrático en la universidad. También existe una evidente brecha de género en la proporción de vicerrectoras (39%) y de decanas/directoras de centros (27%).
Se da la circunstancia de que en la práctica las mujeres madres detienen su carrera académica en el periodo de edad comprendido entre los 30/40 años, una etapa de su vida en la que se dedican al cuidado de sus hijos/as, a la docencia y a la gestión en la universidad.
Esta situación las penaliza en relación a sus compañeros varones que, por el contrario, llevan a cabo estancias largas de investigación en el exterior, un elemento que tiene más peso que la gestión o la docencia a la hora de evaluar el curriculum y que por tanto supone un obstáculo en la carrera profesional de las mujeres y su acceso a las diferentes figuras universitarias (titular, catedrático, profesor contratado doctor, rector, etcétera).
Desde CSIF proponemos que, así como hacen otros sistemas de evaluación en Europa y aplican distintas universidades de nuestro entorno, la ANECA debe valorar la cualificación de la maternidad y su cuantificación en los procesos de evaluación del profesorado universitario.
Resulta evidente que el tiempo de maternidad debe computarse como tiempo de docencia efectiva. Sin embargo, también deberían valorarse las distintas dedicaciones en los diferentes ámbitos de la vida académica (investigación, gestión, docencia, transferencia) en función de conciliación con la vida real tanto de hombres como de mujeres en etapas de cuidado.