El Ministerio de Función Pública recorta por sorpresa los moscosos de los empleados públicos
- El Ministerio limita los días de libre disposición a las mujeres que se reincorporan tras excedencia por violencia de género, entre otros casos
- CSIF emprenderá acciones legales si el departamento de Batet no rectifica
06 de Febrero de 2019

El Ministerio de Política Territorial y Función Pública ha decidido limitar los días de asuntos propios de los empleados públicos (6 al año por regla general), introduciendo un nuevo criterio que los condiciona al tiempo trabajado durante el año.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, advierte de que estos criterios más restrictivos suponen en la práctica un importante recorte de derechos y emprenderá acciones legales si el departamento de Meritxell Batet no rectifica.

La Comisión Superior de Personal de la Administración General del Estado, en la que no están presentes los sindicatos, ha distribuido a los diferentes departamentos un acuerdo sobre criterios de interpretación, por el que se introduce un nuevo requisito de proporcionalidad, de tal manera que los días de asuntos propios serán proporcionales al tiempo efectivamente trabajado durante el año natural.

CSIF muestra su preocupación por esta interpretación cicatera ya que también se limitan de manera expresa, entre otros casos, los días de libre disposición de las mujeres víctimas de violencia de género que se reincorporen de una excedencia y los de las personas que se acojan a una excedencia por cuidado de familiares.

En este sentido, CSIF censura el valor que dan a esta situación de riesgo y a la necesidad que tiene una mujer víctima de acogerse a una excedencia para, entre otros motivos, protegerse del agresor. Además, desde el punto de vista normativo, el Estatuto Básico del Empleado no considera las situaciones de violencia de género (tampoco las de cuidado de familiares o por violencia terrorista) como “excedencia voluntaria”, como sí ocurre en otros casos con las excedencias por interés particular o por agrupación familiar.

LA HISTORIA DE LOS ‘MOSCOSOS’

Hasta ahora, en la Administración, los días de permiso por asuntos particulares aprobados en 1983 -los denominados moscosos- no estaban vinculados al periodo trabajado y, por tanto, no estaban sometidos a prorrateo ni eran proporcionales al tiempo de servicio. Estos días, se disfrutan desde 1983 cuando el entonces ministro de la Presidencia, Javier Moscoso, los aprobó para compensar a los empleados públicos por la pérdida del poder adquisitivo, puesto que los sueldos no se incrementaban al ritmo del IPC.

En total, se trata de seis días de permiso por asuntos particulares, al que se añaden dos días más al cumplir seis trienios en la Administración, más un día extra adicional por cada trienio cumplido a partir del octavo, todos ellos sometidos a la previa autorización del superior y a las necesidades del servicio.

Estos días fueron reducidos en 2012, durante la crisis económica y posteriormente, tras la presión de sindicatos como CSIF, fueron devueltos en reconocimiento por el esfuerzo realizado por los empleados públicos durante estos años de recortes.