CSIF pide pasaportes diplomáticos para todo el personal en Venezuela, la repatriación voluntaria a España o el traslado temporal a países limítrofes
04 de Febrero de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, iniciará próximamente una ronda de contactos con los grupos parlamentarios para analizar la situación en Venezuela, después de que España haya reconocido hoy a Juan Guaidó, como presidente encargado del país.

CSIF, que sigue con preocupación esta calma tensa y la evolución de los acontecimientos, solicita que se repatríe al personal del servicio exterior en Venezuela que voluntariamente quiera volver a España. Además, reclama que se pueda trasladar temporalmente a los empleados públicos que lo soliciten a terceros países limítrofes para seguir cumpliendo sus funciones desde allí en unas condiciones de mayor seguridad.

Para el sindicato, es fundamental que el Gobierno español garantice la seguridad del personal del servicio exterior y, en este sentido, valora que se hayan duplicado los efectivos de los cuerpos de operaciones especiales en la Misión Diplomática de España en Venezuela.

CSIF también reclama que se expida pasaporte diplomático para todo el personal funcionario de la embajada para garantizar su movilidad por Caracas con plena seguridad. De esta manera, se pretende salvaguardar la libertad de movimiento y la integridad de este personal para el abastecimiento de la embajada de material logístico, como por ejemplo de combustible.

También exigimos al Gobierno que abra una vía de suministro de medicamentos esenciales para todo el personal de la embajada, tanto funcionario, como los laborales contratados en Venezuela.

CSIF se interesa, asimismo, por las retribuciones del personal contratado local y la necesidad de que perciban el complemento de peligrosidad, ante la situación de excepcionalidad en la que se encuentra inmerso el país.

Al hilo de esta cuestión, CSIF recuerda que el Gobierno tiene pendiente abrir la negociación sobre condiciones laborales y retributivas de estos empleados públicos que desde hace más de 10 años tienen congeladas sus retribuciones. Más grave es si cabe, que las actualizaciones efectuadas a todos los empleados y empleadas públicas de nuestro país recogidas en la

Ley de Presupuestos Generales del Estado, no han sido aplicadas a este personal en el Exterior.

Dada la situación en la que se encuentran trabajadores en países con una inflación desorbitada o como en el caso de Venezuela, con una situación de excepcionalidad que pone en riesgo su seguridad jurídica y física, denunciamos que se encuentran en una situación de abandono absoluto por parte de su Gobierno.