CSIF advierte de que las futuras farmacias “a domicilio” privatizan servicios de atención primaria y pide a Sanidad que tome medidas
- El sindicato destaca que son los profesionales de atención primaria quienes revisan botiquines y visitan a los pacientes crónicos en sus casas
30 de Noviembre de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha advertido de que las llamadas “farmacias comunitarias asistenciales” con atención a domicilio suponen una privatización encubierta de servicios que ofrece hasta ahora la Sanidad Pública.

La Comunidad Valenciana ha sido la primera comunidad autónoma del país en publicar una normativa que regula la concertación de los servicios profesionales farmacéuticos asistenciales, mientras que la Comunidad de Madrid también avanza en una normativa en este sentido. CSIF exige al Ministerio de Sanidad que tome cartas en el asunto y que prohíba esta nueva figura asistencial, en coordinación con las comunidades autónomas.

Con esta figura, las administraciones, a través de conciertos con las oficinas de farmacia -que son empresas privadas-, permitirán que el personal de las farmacias haga visitas a domicilio a los pacientes crónicos y revisen los botiquines de las personas plurimedicadas.

Para CSIF, todo ello, en la práctica, quitará competencias a los profesionales de los equipos de Atención Primaria y, en especial, al personal de enfermería que ahora desempeña este tipo de funciones.

Desde el sindicato advertimos de que la situación de los distintos Servicios de Salud autonómicos está dando lugar a desigualdades entre los profesionales y los servicios a los usuarios y, en estos últimos años, se están produciendo cambios de gestión y propuestas diferentes para prestar la misma atención sanitaria pero con carteras de servicios distintas.

Estos cambios están provocando inseguridad entre los profesionales, así como administraciones paralelas con condiciones laborales distintas y usuarios descontentos. Desde CSIF, no entendemos las razones que llevan a las comunidades autónomas a crear estos enfrentamientos entre colectivos profesionales en lugar de potenciar y reconocer el trabajo que realizan los equipos de atención primaria.