Miles de empleados públicos se manifiestan contra los recortes de la Generalitat de Cataluña
- CSIF convoca paros en la Sanidad, Educación, Justicia, Prisiones y cuerpos generales de la Generalitat
29 de Noviembre de 2018

Miles de empleados públicos se manifestaron hoy en Barcelona contra los recortes de la Generalitat en sus condiciones de trabajo y en los servicios que reciben los ciudadanos. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) además ha convocado un paro de dos horas, entre las 12 y las 14, en el conjunto de la Administración catalana para denunciar los recortes todavía vigentes y para exigir a la Generalitat que cumpla los compromisos salariales para la recuperación del poder adquisitivo de los empleados públicos catalanes.

Esta convocatoria de CSIF, sindicato más representativo en las administraciones públicas, da continuación a los paros en la sanidad de esta semana y pretende extender a toda la Administración catalana (los 160.000 empleados públicos de la sanidad, educación, justicia, prisiones y cuerpos generales de la Generalitat) el clima de hartazgo de un colectivo maltratado durante los últimos años, con la complicidad y la anuencia de CC.OO y UGT.

CSIF también ha convocado concentraciones de 5 minutos el mismo día, a las 12h, en la puerta de los centros de trabajo para quien no pudiera participar en el paro parcial por los servicios mínimos.

CSIF exige al Gobierno de la Generalitat de Cataluña la devolución de las pagas extras de 2013 y 2014 así como el resto de derechos sustraídos como son el Fondo de Acción Social, complementos de productividad, carrera profesional, jornadas de 35 horas semanales, recuperación de días de asuntos personales, medidas efectivas para la conciliación familiar, etc.

CSIF anuncia que no se quedarán quietos y que impulsarán una serie de acciones sindicales y jurídicas para reclamar lo que es de los trabajadores.

El 31 de noviembre, la Generalitat declaraba que la devolución de las extras debidas a sus funcionarios se realizaría a plazos durante los próximos 8 años. Así, el Gobierno catalán no sólo incumplía el pacto del retorno del 10% de la paga de 2013 sino que planteaba unos plazos de abono inaceptables, despreciando los acuerdos firmados con las organizaciones sindicales.

CSIF entiende que la manifestación convocada por UGT y CCOO para el 12 de diciembre, al margen del resto de sindicatos, es una forma de "resarcirse" de los errores anteriores al no haber luchado por los intereses de los trabajadores, por su incapacidad de conseguir lo mismo que se firma en el ámbito estatal para los empleados públicos y por aceptar acuerdos que sólo benefician a la Administración.