El anteproyecto de presupuesto de MUFACE para 2019 asciende a 1.766,7 millones, un 1,24 por ciento más
- MUFACE roza el millón de titulares, la mayor cifra de su historia
- CSIF critica que se mantienen los recortes en ayudas sociales

El anteproyecto de Presupuesto de Gastos de la mutualidad de funcionarios del Estado MUFACE para 2019 asciende a 1.766,7 millones, un 1,24 por ciento más que en el presente ejercicio, según la información trasladada a la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) durante la reunión del Consejo General de la entidad.

CSIF, sindicato más representativo en las administraciones públicas, considera que estas cuentas mantendrán los recortes todavía vigentes en materia de ayudas sociales para prótesis, jubilación, defunción o vivienda, que se llevaron a cabo durante la crisis. Ante esta situación, el sindicato reclama voluntad política para mejorar la financiación y eliminar los recortes y, partiendo de esta base, hacer frente a las necesidades reales.

Durante la reunión del Consejo General, se expuso el avance de los presupuestos para 2019, de los que, por partidas, destaca la correspondiente a incapacidad temporal, que asciende a 135 millones de euros, con un incremento de 10 millones respecto al ejercicio anterior.

Respecto a la evolución de mutualistas y beneficiarios, los servicios de MUFACE se ofrecen a 1.476.137 personas, una cifra que revierte la tendencia a la baja registrada desde 2010.

En concreto, el pasado septiembre el colectivo de MUFACE se incrementó en 22.651 titulares y 1.463 beneficiarios, lo que eleva el total de titulares a 984.542, la cifra más alta de la historia.

Desde el sindicato, valoramos que este incremento en la cifra de titulares es el resultado del acuerdo entre CSIF, la Administración y el resto de sindicatos de la Mesa de la Función Pública para alcanzar nuevas ofertas públicas de empleo.

Por su parte, el concierto de asistencia sanitaria registra un ligero incremento de 7 millones de euros, imputables al aumento de personal, producto de las últimas ofertas de empleo público, así como a las nuevas prestaciones sanitarias incorporadas a la cartera básica y a las necesidades del concierto.

Además, la partida destinada a oficinas de farmacia registra un incremento de casi siete millones, mientras que las prestaciones económicas por minusvalías reciben casi un millón de euros más. Las demás partidas se mantienen igual que en 2018, lo que en la práctica supone el mantenimiento de los recortes en algunas prestaciones sociales realizadas durante la crisis.

Para CSIF, era el momento de iniciar su recuperación y revertir la situación, pero lamentablemente no ha sido así, por lo que reclamamos voluntad política para incrementar la financiación.