CSIF valora el acuerdo sobre pensiones pero hay que empezar a trabajar ya por un pacto que garantice su sostenibilidad
- CSIF reclama una reforma de la Ley Sindical para ampliar el pluralismo y la representatividad de los agentes sociales en los asuntos de Estado
27 de Septiembre de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha valorado el acuerdo de la gran mayoría de grupos parlamentarios para subir las pensiones conforme al IPC, pero recuerda que hay que empezar a trabajar ya por un pacto que garantice su sostenibilidad.

Desde CSIF, apelamos al consenso como un elemento esencial para tomar medidas y garantizar el futuro del actual sistema público de pensiones. CSIF recuerda, asimismo, la responsabilidad de UGT y CC.OO en el ámbito del Pacto de Toledo y en la reforma que ahora se corrige, por lo que es fundamental la puesta en marcha de un cambio en la Ley Sindical.

Esta reforma normativa debe garantizar el pluralismo y la representatividad de los agentes sociales en asuntos de Estado como es el caso del futuro del sistema público de pensiones y sobre el que CSIF tiene mucho que aportar. El sindicato considera una buena noticia que los grupos parlamentarios hayan cerrado un acuerdo para revalorizar las pensiones porque a estas alturas nadie duda de que uno de los retos de futuro es impulsar una reforma de la Seguridad Social que se adapte a la realidad del empleo y garantice la viabilidad de las pensiones en España.

En este sentido, apoyamos las movilizaciones organizadas por la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, ya que la presión que han ejercicio en la calle estos meses empieza a dar sus frutos en el Congreso de los Diputados. Para CSIF, el acuerdo alcanzado ayer marca el camino tras unas negociaciones difíciles, pero quedan pendientes muchas decisiones importantes que requieren ambición y amplitud de miras.

Es inaceptable que las pensiones sigan perdiendo poder adquisitivo y hace falta un gran pacto político real para evitar su progresiva devaluación. En el ámbito de las administraciones públicas, CSIF calcula que hay en torno a 2,5 millones de personas adscritas al Régimen General de la Seguridad Social, de los cuales, 225.400 tienen más de 60 años y por tanto se encuentran a las puertas de la jubilación