La secretaria de Sanidad de UGT en Cataluña y centenares de afiliados se pasan a CSIF hartos del proceso independentista
CSIF es la organización sindical que defiende el ordenamiento jurídico vigente en Cataluña
06 de Julio de 2018

La secretaria de Sanidad de UGT en Cataluña, Carmen Martínez González, parte de su equipo y cientos de afiliados de este sindicato han decidido afiliarse a la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) hartos del posicionamiento de su organización en el proceso independentista de esta comunidad autónoma.

Ante el posicionamiento político de UGT y la deriva de los acontecimientos en Cataluña, Carmen Martínez, se levantó en defensa de los intereses de los trabajadores desde el punto de vista estrictamente sindical, desde una postura neutral y conforme al ordenamiento jurídico vigente.

En este contexto, Carmen Martínez se posicionó en contra de los postulados soberanistas que blindan la sanidad a otras comunidades autónomas en materia de traslados. Por este motivo, decidió abandonar la UGT y ahora está recibiendo presiones por parte de la Administración catalana por su cambio de opción sindical. La ex secretaria de Sanidad de UGT ha sido acompañada en su tránsito por parte de su equipo y centenares de afiliados.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) es la principal organización sindical que defiende el ordenamiento jurídico en Cataluña y acata las decisiones judiciales, como no puede ser de otra manera, en nuestro Estado de Derecho.

Ante los acontecimientos derivados de la crisis institucional en Cataluña, CSIF defiende la profesionalidad y la independencia de los empleados y empleadas públicas de esta comunidad autónoma en la prestación de los servicios que reciben los ciudadanos y a la hora de velar por el correcto funcionamiento de la Administración.

CSIF ha defendido esta posición desde 2015, cuando preparó un protocolo para asesorar a los funcionarios presionados por las decisiones políticas separatistas. Por el contrario, las organizaciones de ámbito nacional CC.OO y UGT han cedido a las presiones del entorno independentista y esta posición ya está teniendo sus consecuencias.

Hemos detectado una evolución en el colectivo de empleados públicos hacia la opción que defiende CSIF. De hecho, los sindicatos de clase están sufriendo escisiones por parte de delegados que han dejado sus filas para pasarse a CSIF, como ha sucedido en la Guardia Urbana de Barcelona (donde CSIF lidera la oposición a las decisiones de Ada Colau) o en ayuntamientos. En estos momentos, hay varios municipios donde se están manteniendo contactos para acoger a delegados desencantados con la línea seguida por los sindicatos de clase en el proceso independentista.

PÉRDIDA DE VOTOS DE UGT Y CCOO.

En este contexto, los sindicatos de clase han sufrido una caída significativa en las primeras elecciones celebradas en el ámbito público de Cataluña, como las más recientes celebradas el pasado mes de mayo en Martorell (Barcelona) donde CSIF fue el sindicato más votado, desplazando a UGT y CCOO, que tradicionalmente eran la opción mayoritaria por parte de los trabajadores.

También hemos notado esta evolución en el Servei Català de Trànsit, en diciembre de 2017, donde UGT redujo en más de la mitad su representación (del 16 al 7 por ciento) respecto a las anteriores elecciones de 2013, mientras que CC.OO cayó 17 puntos (del 35 al 20 por ciento). Por el contrario, CSIF creció más del doble (del 12 al 20 por ciento).

En febrero, se han celebrado elecciones en el Servei Public d’Ocupació de Catalunya. En este caso, por provincias, destaca la caída experimentada por UGT en Lleida (-37,5 por ciento), mientras que CC.OO bajó un 6,25 por ciento en Lleida y un 31,58 en Tarragona. CSIF fue el sindicato que más creció en votos en el conjunto de Cataluña: un 128 por ciento más.