Funcionarios de prisiones se movilizan ante Instituciones Penitenciarias para apoyar a los compañeros encerrados desde hace 22 días en esta sede
• Primer conflicto laboral abierto para Grande-Marlaska y que requiere una solución urgente
• CSIF urge al ministro del Interior a que les reciba ante la “grave situación” que se ha creado y “con ánimo de acabar” con este conflicto laboral
•Grande-Marlaska debe afrontar ya la equiparación salarial con Cataluña para los funcionarios de Prisiones, como se ha hecho con los colectivos de Policía y Guardia Civil

11 de Junio de 2018

Delegados sindicales de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, se han concentrado este lunes ante la sede de Instituciones Penitenciarias en apoyo de sus compañeros encerrados desde hace 22 días en estas dependencias. CSIF reclama al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que afronte ya la equiparación salarial con Cataluña para los funcionarios de Prisiones, como se ha hecho con los colectivos de Policía y Guardia Civil.

En este sentido, CSIF ha remitido una carta al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la que le advierte de la “grave situación” del colectivo de Prisiones tras la ruptura de las negociaciones con el anterior equipo de Interior. En la misiva, solicita una reunión a Grande-Marlaska “con ánimo de construir” y “acabar con esta situación”.

Para CSIF, se trata de una reivindicación esencial para el colectivo de Prisiones y el nuevo gabinete de Interior debe demostrar ahora su voluntad negociadora para atender a esta exigencia, algo que no hicieron los anteriores gestores, quienes dejaron fuera de la equiparación salarial a los funcionarios de Prisiones.

Desde el pasado 29 de mayo, día en el que se celebró la última reunión de la Mesa Delegada de Instituciones Penitenciarias, los funcionarios de prisiones mantienen un encierro en las dependencias de la Secretaría General de IIPP para reclamar la mejora salarial y de condiciones laborales para este colectivo.

Las diferencias salariales con Cataluña oscilan desde un mínimo de 1.600 euros (funcionario de oficina genérico) hasta los 25.000 euros según los puestos, gasto que le supondría al Estado 168 millones de euros. CSIF exige, asimismo, la reclasificación de niveles con un gasto de 15 millones de euros, la asignación al grupo B de los actuales C-1, gasto de 31 millones de euros, y la recuperación de la estructura salarial previa a la bajada de 2010, cuando comenzaron los recortes del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.