La Justicia condena a un Ayuntamiento por despedir a una trabajadora interina, embarazada y en situación de baja por riesgo de aborto
Victoria judicial de CSIF
31 de Mayo de 2018
Logo CSIF

CSIF defiende los derechos de las mujeres en las Administraciones Públicas, un ámbito que debería ser ejemplar

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha confirmado una sentencia contra el Ayuntamiento de Godella (Valencia) que declara la nulidad de un despido a una trabajadora que, en el momento de su cese, se encontraba embarazada y en situación de baja con el diagnóstico de “amenaza de aborto”.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha defendido a la afectada y se felicita de esta condena, que reconoce la responsabilidad de esta Administración que, como ha quedado demostrado, vulneró sus derechos fundamentales.

CSIF lamenta que se den este tipo de situaciones en el seno de las Administraciones Públicas, un ámbito que debería ser ejemplar en el respeto y la protección de los derechos de las mujeres. El pasado 2 de mayo, CSIF destapó un caso similar de una mujer embarazada discriminada por el Hospital Reina Sofía de Córdoba. La sentencia ganada por CSIF y la posterior denuncia a los medios de comunicación motivó la rectificación de la Junta de Andalucía y la readmisión de la afectada.

El dictamen del TSJ de la comunidad Valenciana entiende, como la sentencia anterior recurrida, que cabe hablar de un acto de despido, pues la demandante (una profesora de francés interina) fue cesada por escrito. Esta decisión obliga a su readmisión ya que, tal y como se había certificado el Juzgado de lo Social, “había adquirido la condición de indefinida no fija”.

En este sentido, la sentencia constata el exceso de duración de los contratos temporales suscritos y llevados a cabo, por sobrepasar los umbrales del Estatuto de los Trabajadores, lo que determina la conversión del contrato temporal en indefinido.

La afectada integraba, desde 2012, una bolsa de trabajo de profesores de francés para cubrir necesidades de contratación temporal en la Escuela Permanente de Adultos. El Ayuntamiento le remitió un correo electrónico instándola a que comunique la aceptación o rechazo del puesto. La afectada aceptó el puesto, si bien con incorporación una vez finalizada la baja maternal por nacimiento de su hija el 7 de agosto.

El 8 de septiembre se le remitió nueva comunicación por el mismo medio recordándole que tenía que enviar la renuncia al departamento de personal, lo que motivó la denuncia.