CSIF se felicita por el éxito del acuerdo que permite que los examinadores de Tráfico reciban un complemento salarial de 250 euros al mes
- El sindicato destaca la coherencia y la firmeza de los examinadores y subraya que seguirá trabajando como hasta ahora en la negociación de las retribuciones del conjunto de empleados de la AGE, así como en la equiparación salarial

17 de Mayo de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, se felicita por el aumento salarial logrado para que los examinadores de la Dirección General de Tráfico (DGT) puedan recibir un complemento de 250 euros al mes, en 2018.

En 2017, los examinadores llevaron a cabo una huelga de cinco meses, durante los cuales reivindicaron, entre otros aspectos, este aumento de 250 euros de complemento específico salarial y que, finalmente, se incluirá en los Presupuestos Generales del Estado de 2018, a través de una enmienda presentada por Ciudadanos y apoyada por el PP.

CSIF seguirá trabajando para que estas mejoras en las condiciones laborales se extiendan al conjunto de las administraciones públicas, con el desarrollo del acuerdo alcanzado en marzo con el Ministerio de Hacienda. De hecho, en el ámbito concreto de la Administración General del Estado, está previsto el inicio de movilizaciones, el próximo día 21, para avanzar en medidas retributivas como alcanzar un salario mínimo de 1.200 euros e instaurar una carrera profesional.

CSIF destaca el esfuerzo y la coherencia de los examinadores de Tráfico durante esta etapa de movilizaciones y lamenta que el PP y el resto de partidos hayan reaccionado tan tarde, con una medida justa para el colectivo y que llega con más de diez años de retraso y después de dos huelgas. Este sector, según recuerda, cuenta con quince acuerdos retributivos que nunca se llevaron a término, lo que motivó que se reanudaran las medidas de protesta.

La huelga de examinadores de tráfico provocó durante el pasado verano la suspensión de miles de exámenes como consecuencia del inmovilismo de la Dirección General de Tráfico (DGT) en este conflicto laboral. CSIF acompañó a la Asociación de Examinadores (Asextra) durante los paros y lamentó el daño causado tanto a los ciudadanos como a las empresas por los incumplimientos de la Administración.