CSIF exige al Gobierno acabar con la precariedad laboral de 10.000 Investigadores Predoctorales
• El sindicato pide regular su situación conforme a la Ley de la Ciencia y que sean tratados como trabajadores y no como becarios.
26 de Febrero de 2018
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato mayoritario en las administraciones públicas, exige al Gobierno poner fin a la precariedad laboral de los cerca de 10.000 investigadores predoctorales, uno de los colectivos con mayor índice de precariedad laboral, que realizan su tesis doctoral en Universidades y Organismos Públicos de Investigación (CSIC, CIEMAT, IGME, INIA, Instituto de Salud Carlos III, etc.) y que deben pasar por un exigente proceso de selección en el que se tienen en cuenta tanto sus méritos académicos como su experiencia previa como investigadores.
En este sentido, CSIF quiere dejar constancia que el último borrador del Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF), que actualmente se está negociando con el Ministerio de Economía, debe recoger la creación de un código específico, posibilitar la indemnización por finalización de contratos, conseguir la equiparación salarial, el número de horas que podrán dedicar a la docencia y recoger explícitamente su consideración como trabajadores y no como becarios. Por eso, CSIF muestra su más absoluto rechazo a este último borrador ya que ofrece una información parcial, incompleta y errónea.
Para CSIF, la falta de regulación aparece como el principal obstáculo para la defensa de este colectivo. Por eso consideramos necesario:
La creación de un código específico que se adecúe a la definición de “investigador predoctoral” establecida en la ‘Ley de Ciencia’, evitando cualquier consideración como contrato formativo, poco adecuada a la realidad del mismo. De esta forma, quedaría garantizado el acceso a derechos básicos como la obtención de la Tarjeta Sanitaria Europea y quedaría abierta la puerta a una posible indemnización por finalización de contrato. Consideramos necesario también definir el número máximo de horas de docencia que puede asumir el contratado predoctoral según los criterios establecidos por ANECA para la acreditación del nivel de Doctor, fijándolo en 180 horas.
Una equiparación salarial mediante el establecimiento de un mínimo común que garantice la igualdad entre convocatorias.Actualmente, existe una brecha casi insalvable entre las convocatorias para la contratación de investigadores predoctorales de las Comunidades Autónomas, el MINECO y el MECD, en la que encontramos trabajadores que perciben menos de 900 euros netos al mes sin la posibilidad de contar con ingresos complementarios ante la estricta definición de incompatibilidades en las convocatorias mediante las que fueron contratados.
Trabajadores, no becarios. Una de las reivindicaciones del colectivo de investigadores predoctorales que más repercusión está teniendo a nivel público tiene que ver con la consideración de estos miembros del sistema de ciencia como trabajadores, no como becarios. Efectivamente, la Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, propició un cambio fundamental en la consideración del Personal Investigador en Formación. En el Artículo 21, apartado b, de la citada ley se definió como “trabajadores” a todos aquellos doctorandos que fueran contratados por una Universidad Pública u Organismo de Investigación dependiente de una unidad investigadora a través de la modalidad contractual de “contrato predoctoral”.