Adecco, Randstad y Crit, condenadas por limitar las medidas de igualdad y conciliación a sus trabajadores
Victoria judicial de CSIF sobre el sector de las ETTs

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato con presencia creciente en el sector privado, ha logrado que la Audiencia Nacional obligue a Adecco, Randstad y Crit, tres de las empresas de trabajo temporal líderes del mercado, a garantizar a sus trabajadores y trabajadoras las mismas medidas de protección en materia de igualdad y conciliación que ofrecen las empresas para las que prestan sus servicios.

La sentencia de la Audiencia Nacional responde a la demanda presentada por CSIF reclamando el derecho de los trabajadores, puestos a disposición de la empresa de telemarketing Qualytel Teleservices por las citadas ETTs, a que se les reconozcan los mismos derechos establecidos en el Plan de Igualdad de dicha empresa.

Las empresas demandadas entendían que la Ley que regula las ETTs no ampara la aplicación en bloque de todas las medidas que contemplen los plantes de igualdad de las empresas a las que prestan sus servicios. De esta manera, se dejaban de aplicar medidas como la difusión de los permisos por nacimiento de hijos, movilidad geográfica voluntaria para el cuidado de menores y familiares, permisos retribuidos para gestionar adopciones, flexibilidad horaria durante la adaptación de los hijos al primer ciclo de educación infantil, entre otras.

En este sentido, la Audiencia Nacional considera que la Ley que Regula las ETT y la Ley de Igualdad de trato entre mujeres y hombres no dejan lugar a dudas y deben interpretarse en el sentido literal, garantizando que los trabajadores contratados para ser cedidos deben tener derecho a las mismas disposiciones de los trabajadores de la empresa usuaria en materia de protección de las mujeres embarazadas, lactancia y de los menores, así como en materia de igualdad.

De esta manera, se pretende evitar que el empleo de trabajadores y trabajadoras por ETT no sea utilizado por las empresas usuarias como una vía para eludir el cumplimiento, entre otras materas, de la normativa en materia de igualdad de trato y no discriminación.