El personal laboral en el Consulado de Sidney comienza hoy cuatro jornadas de paros, coincidiendo con el voto a las elecciones catalanas
El personal del consulado se verá obligado a superar su cupo de horas extra para garantizar la cobertura de las elecciones catalanas en Australia
18 de Diciembre de 2017

El personal laboral en el consulado de Sidney (Australia) llevará a cabo cuatro jornadas de paro consecutivas, los días 18, 19, 20 y 21 de diciembre, coincidiendo con las jornadas de voto que se llevarán a cabo, en el marco del proceso electoral para el Parlamento de Cataluña, por parte de los emigrantes catalanes que residen en este país, en el que reside una de las mayores comunidades de españoles en el extranjero).

Esta convocatoria, realizada por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, pretende llamar la atención de las autoridades españolas, en el contexto de este proceso electoral, para que, de una vez por todas, se retome la negociación para mejorar las precarias condiciones laborales del personal de España en el exterior.

La plantilla convoca los paros porque sus retribuciones se sitúan por debajo del salario mínimo del sector. CSIF reclama una subida salarial, acorde a las subidas en el coste de la vida tras ocho años de congelación de sueldo. En el caso del personal de Australia, en este periodo, se ha cuadriplicado el precio de alquiler de pisos, así como los gastos en escolarización.

Esta protesta da continuidad a la realizada el pasado mes de octubre, cuando se realizó la primera huelga mundial, en embajadas y consulados de toda la comunidad internacional, en defensa de las reivindicaciones de este colectivo.

CSIF reclama un compromiso global del Gobierno para revisar las retribuciones en el conjunto de los países (con un incremento mínimo de dos dígitos) y a partir de esa subida común, analizar las situaciones particulares de los diferentes ámbitos.

En este sentido, CSIF reclama un incremento mínimo del 25 por ciento como medida de choque y la apertura de una negociación para solucionar los casos más graves ya que consideramos que la inflación mundial agregada durante los nueve años de congelación salarial ha superado ya el 25 por ciento de media.

El sindicato lleva meses manifestando su preocupación por las empleadas y empleados públicos y reclama el amparo de la Administración ante el incremento del coste de los productos básicos y los servicios, como la sanidad y la educación y vivienda.