Victoria judicial de CSIF: Las comunidades autónomas no pueden imponer la jubilación forzosa en su sector público
El Tribunal Supremo confirma la anulación del decreto de jubilación forzosa en la Sanidad valenciana
15 de Diciembre de 2017

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha anulado de manera definitiva el decreto 136/2014, de 8 de agosto de la Generalitat Valenciana, que obligaba a su personal sanitario a jubilarse, de manera forzosa, a los 65 años.

La resolución ratifica la sentencia previa dictada el 26 de febrero de 2016 por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana, que estimaba el recurso de CSIF. El sindicato calcula que son más de 300 los facultativos afectados a los que Conselleria de Sanidad tendrá que readmitir y abonar salarios no pagados.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) se felicita de esta sentencia, en la que se constata que las comunidades autónomas no pueden imponer la jubilación forzosa en su sector público.

CSIF recuerda que la sentencia del TSJ de febrero de 2016 ya anulaba los artículos que establecían la jubilación forzosa del personal estatutario de Conselleria de Sanidad. En su resolución confirmaba el dictamen previo del Consell Jurídic Consultiu al señalar que “el Gobierno valenciano no está habilitado para regular un “derecho” a la jubilación, como tampoco un “derecho” a la prolongación de la actividad”.

La sentencia defendía la prolongación en el servicio activo por un periodo inicial de un año, prorrogable anualmente a instancias del interesado, y como máximo hasta la edad de 70 años.