CSIF confía en que la mayoría de los empleados públicos estarán del lado de la Ley en Cataluña, frente a la pretensión del conseller Romeva
24 de Octubre de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, considera que la inmensa mayoría de los empleados públicos en Cataluña van a estar del lado de la Ley, en contra del planteamiento de insumisión realizado por el conseller Raül Romeva.

“Nos parece una irresponsabilidad muy grande que (el consellero Raül Romeva) esté llamando a una desobediencia civil de los empleados públicos”, advirtió el presidente del sindicato, Miguel Borra, en declaraciones al programa de las Mañanas de RNE.

Según Borra, el señor Romeva se está equivocando porque “los empleados públicos estamos al servicio de los ciudadanos y de la legalidad vigente”. “El estatuto básico del empleado público y de autonomía de Cataluña establece que nos debemos a la Constitución. “No es de recibo que un personaje político esté diciendo que va a mandar cosas contrarias a nuestra Carta Magna”, recalcó.

En la misma línea, el responsable de CSIF en Cataluña, Joan Escanilla, considera que “los empleados públicos vamos a cumplir nuestra obligación como servidores públicos y van a haber muy pocos casos de desobediencia”. “No nos debemos a los partidos sino a los ciudadanos”, destacó en declaraciones al programa Espejo Público (Antena 3).

Escanilla advierte de que “los empleados públicos sabemos las consecuencias a las que nos enfrentamos por no cumplir nuestra obligación”. “Tenemos un régimen disciplinario tanto de la Generalitat como de la Administración General del Estado y sabemos cuáles son las consecuencias de desobedecer una orden”, señaló.

En relación a la jornada de protesta convocada por los independentistas el pasado 3 de octubre, CSIF ya avisó de que el paro “no era una huelga normal porque las huelgas se convocan por motivos laborales, no políticos”. “La Generalitat dijo que no iba a descontar el día, pero nos esperábamos que pudiera pasar, porque de lo contrario no sería una huelga sino un cierre patronal”, insistió.