23 de septiembre, Día Internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres, niños y niñas
21 de Septiembre de 2017

El día 23 de septiembre se conmemora, a nivel mundial, el Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños, instaurado en 1.999 por la Conferencia Mundial de la Coalición Contra el Tráfico de Personas en coordinación con la Conferencia de Mujeres que tuvo lugar en Dhaka, Bangladesh.

El tráfico de personas supone, en la actualidad, una de las mayores lacras y desafíos a los que se enfrentan los países en el s. XXI y supone la esclavización por parte de organizaciones criminales internacionales, con fines de explotación sexual, laboral y otros, de mujeres, niños y niñas. En nuestro país, además, por su situación de frontera europea, es un problema especialmente grave ya que, a diario, se produce la llegada de personas, especialmente mujeres, obligadas por las mafias a prostituirse.

Los datos son aterradores aunque muy probablemente no se acerquen siquiera a la realidad y es que durante los últimos años las fuerzas de seguridad han liberado a más de 5.000 mujeres obligadas a prostituirse y se calcula que la cifra total de mujeres y niñas obligadas a prostituirse en la Unión Europea supera las 45.000.

Más allá de la condena al tráfico en sí y a los que se benefician de él, creemos que es imprescindible analizar y llevar el foco al otro extremo de la cadena, hacia el fin de ésta más que al origen porque, pese a todos los avances que en nuestro país se hayan podido llevar a cabo, lo cierto es que si se siguen liberando mujeres y menores secuestradas en prostíbulos es porque sus servicios siguen teniendo demanda que además resiste a todo intento educativo y de cambio social.

En definitiva, si hay prostitución es porque sigue habiendo clientes. Por tanto, una sociedad democrática, que basa sus cimientos en la igualdad y el respeto a la vida y los derechos humanos no puede tolerar la explotación sexual. Por tanto, CSIF, desde nuestro compromiso con la responsabilidad social, lanzamos un mensaje contundente y sin matices contra la explotación sexual, contra el tráfico de seres humanos, de niños y niñas y de mujeres, y un rechazo rotundo a la práctica de la prostitución en nuestra sociedad.