El Gobierno frena la negociación, con una insuficiente oferta salarial y su negativa a las 35 horas
20 de Septiembre de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, considera que la oferta salarial realizada por Hacienda para los próximos años defrauda las expectativas de los empleados públicos que, desde 2009, han perdido un 20 por ciento de su poder adquisitivo.

El Gobierno ha planteado una subida del 5,25 por ciento a tres años que, en el hipotético caso de que se superen las expectativas de crecimiento económico podría alcanzar el 7,25. Es decir, Hacienda solo está dispuesta a devolver uno de cada cuatro euros que han perdido los empleados públicos desde que comenzó la crisis. CSIF considera esta oferta inaceptable.

Esta oferta, por tanto, supone un freno a la negociación, salvo que Hacienda rectifique y haga una propuesta razonable antes del Consejo de Ministros. Esta misma tarde, a las 16,00 horas hay una nueva reunión y mañana se celebrará la Mesa General de las Administraciones Públicas, de la que saldrá la decisión definitiva de cara al anteproyecto de Ley de Presupuestos que se presentará el viernes.

CSIF ha convocado para mañana a su Comisión Nacional (órgano sindical que agrupa a la Ejecutiva, presidentes autonómicos y responsables de los diferentes sectores de la Administración) para tomar una decisión sobre las movilizaciones, en función de la decisión final de Hacienda.

Además, CSIF advierte de que esta posición del Gobierno va a complicar la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado. De hecho, el sindicato iniciará una ronda de contactos con las diferentes formaciones políticas de la oposición, así como aquellas que, como PNV y Ciudadanos, facilitaron la aprobación de los anteriores presupuestos.

Si el Gobierno quiere un acuerdo que facilite la tramitación de las cuentas para lo que resta de legislatura, debe hacer un esfuerzo mayor, similar al que se reclamó a los empleados públicos cuando comenzó la crisis económica.

CSIF es un sindicato con voluntad de negociación, pero el Gobierno debe mostrar una voluntad clara que permita avanzar en la recuperación del poder adquisitivo y por tanto alcanzar un acuerdo. En este acuerdo debe quedar reflejada con nitidez la voluntad del ejecutivo de devolver, de manera progresiva a varios años, el salario perdido durante la crisis y la devolución de las 35 horas.

A partir de este momento, CSIF preparará movilizaciones a la altura de las justas reivindicaciones de un colectivo que ha arrimado el hombro de manera ejemplar para favorecer la recuperación y garantizar la prestación de servicios en los momentos más duros de la crisis.

Sanitarios, docentes, trabajadores de la Justicia, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, personal de los Servicios de Empleo, Seguridad Social, Agencia Tributaria, Prisiones, Administración General del Estado, servicios de emergencias, bomberos, el personal de nuestros ayuntamientos, empresas públicas… se merecen un esfuerzo mayor.