La temporalidad en la Administración afecta ya a la cuarta parte de las plantillas, la cota más alta de los últimos seis años
El sector público gana 8.800 empleos en el último año, pero arrastra una pérdida de 231.000 puestos de trabajo desde 2011, cuando empezaron los ajustes
Las plantillas todavía arrastran una pérdida de 230.900 empleos desde 2011
27 de Julio de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, valora de manera positiva los datos sobre la reducción del paro conocidos hoy, porque alivian la situación de dificultad de muchas familias a lo largo de estos años de crisis.

No obstante, el carácter estacional y la precariedad de los nuevos contratos, evidencian todavía la debilidad de nuestras políticas de empleo.

Esta circunstancia también afecta a nuestras administraciones públicas. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) analizados por CSIF, la temporalidad en nuestro sector público alcanza ya a 704.400 personas, la cifra más alta de los últimos 6 años, en los que no ha parado de crecer, afectando a la cuarta parte de las plantillas.

Por este motivo, CSIF está trabajando con Gobierno y comunidades autónomas para agilizar la convocatoria de las ofertas de empleo público con el fin de desarrollar el acuerdo para dar estabilidad al empleo (unos 250.000 interinos en tres años). En este sentido, se acordó ayer coordinar fechas de examen, temarios y criterios de valoración entre las CC.AA para favorecer las ofertas de empleo en toda España.

Por otra parte, los datos muestran como las administraciones públicas han ganado 30.000 empleos en el último trimestre y 8.800 en el último año. No obstante, las plantillas han perdido 230.900 empleos desde finales de 2011 cuando empezó la sangría en el empleo de nuestras administraciones públicas con las políticas de ajuste.

Además, hay sectores como la Administración Central o la Seguridad Social donde todavía no ha llegado la creación de empleo. En el primer caso se perdieron 5.800 empleos en el último trimestre, mientras que en las Seguridad Social se destruyeron 4.600.