CSIF negocia con Hacienda unas 8.000 plazas de empleo público en la Adm.General del Estado, la mayor oferta desde 2008
CSIF intensificará la interlocución para mejorar las retribuciones en los próximos Presupuestos, tras la aprobación del techo de gasto de 2018
03 de Julio de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, inició hoy las conversaciones con el Ministerio de Hacienda para diseñar la oferta de empleo público para este año en la Administración General del Estado, tras la reciente aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

En línea con el acuerdo en materia de empleo público que se firmó el pasado mes de marzo, se incluirán como nuevos sectores prioritarios, por primera vez desde el comienzo de la crisis, los de atención a la ciudadanía en los servicios públicos, prestación directa del transporte público y seguridad y emergencias, con el fin de garantizar la prestación de estos servicios estratégicos sin merma de su calidad.

Esta circunstancia permitirá cubrir la práctica totalidad de las bajas que se produzcan (en torno a las 8.000 plazas), de tal manera que estaremos previsiblemente ante la mayor oferta de empleo público en la Administración General del Estado, desde 2008. No obstante, aún queda por concretar las plazas a mayores que se destinarán a la promoción interna, tal y como lo contemplaba el acuerdo de marzo, y así lo ha trasladado el sindicato en la reunión

Además, CSIF está trabajando para que se produzca un refuerzo inmediato en ámbitos como las oficinas del DNI (300 plazas) y examinadores de tráfico (150 plazas).

Al mismo tiempo, Gobierno y sindicatos también están intercambiando información con el resto de administraciones, para agilizar las convocatorias de empleo público en el conjunto del Estado, en el proceso de estabilización de empleo interino que permitirá la convocatoria de unas 250.000 plazas a lo largo de 2017, 2018 y 2019.

El objetivo es que las convocatorias en principales sectores implicados (Educación, Sanidad y Justicia) se hagan de manera coordinada con el fin de evitar el denominado ‘efecto llamada’, es decir la presentación desmesurada de opositores a las oposiciones en unas pocas administraciones.

CSIF valora de manera positiva la voluntad política en el arranque de esta nueva etapa de diálogo social, si bien espera que se produzcan mejoras que compensen la insuficiente subida del 1 por ciento en los Presupuestos de 2017, recientemente aprobados, y la pérdida de poder adquisitivo desde el comienzo de la crisis. Esperamos que podamos trabajar desde ya en un acuerdo que permita establecer una cláusula de revisión salarial y un incremento paulatino de las retribuciones en 3-4 años.