CSIF se reúne con la Administración Concursal de SEGURIBERICA, para trasladarle la incertidumbre en la que viven los actualmente 4.000 trabajadores de la empresa
La administración concursal pide calma y que no se deterioren los servicios
30 de Junio de 2017

En la sede de PricewaterhouseCoopers Tax & Legal Services, CSIF tuvo oportunidad de trasladar las inquietudes de los actualmente 4.000 trabajadores de la empresa SEGURIBERICA en liquidación.

La Administración Concursal informa que una vez fracasado el intento de compra de la práctica totalidad de las Unidades Productivas por la empresa I-SEC, compra en la que se llevaba trabajando más de un año y cuya dilatación en el tiempo causó un exceso de coste de la operación que la convirtió en fallida, la empresa continúa teniendo activos tanto líquidos como Derechos de cobro, activos que se utilizan para satisfacer los créditos contra la masa principalmente los salarios, luego hay activos pero no hay garantías para satisfacer todos los créditos.

La Administración Concursal, está estudiando y ordenando todos los créditos pendientes contra la empresa incluidos los laborales y pronto (en las próximas semanas dado el gran volumen de ellos) elaborará un Borrador de reconocimiento de deuda que incluirá la deuda de los primeros listados y los nuevos créditos que se haya generado, debemos tener en cuenta que las deudas con los trabajadores son deudas vivas.

La coordinación con el FOGASA, se realizará por el FOGASA de Madrid que será el único que tendrá los reconocimientos de deuda originales estando los FOGASA Provinciales al tanto de esto. El Borrador se realiza a efectos de evitar duplicidades de cobro y se podrá alegar en contra del mismo para su rectificación ante la Administración Concursal.Los siguientes pasos a tomar son el desgajamiento de las distintas Unidades Productivas (que no son necesariamente los servicios, pero en gran medida si son coincidentes) y procurar la subrogación de las mismas por otras empresas a través de la subrogación convencional, no de la Estatutaria, con todos los requisitos del art. 14 del Convenio Sectorial, para lo cual pide que exista la máxima colaboración por parte de las empresas usuarias, cedente y cesionaria y de los propios trabajadores. Este fenómeno ya se está produciendo y por ello, la empresa tiene ahora alrededor de 4.000 trabajadores y no los 7.000 del principio del proceso de quiebra.

La Administración Concursal indicó que el deterioro de los servicios perjudica los posibles cambios de empresa, CSIF trasladó que la situación en la que se pone al trabajador es terriblemente difícil puesto que es complicado mantener los niveles de calidad en el servicio cuando no se está al día de cobro, pero que desde CSIF confiamos plenamente en la profesionalidad de todos trabajadores del Sector de Seguridad Privada que no es la primera vez que se dan situaciones de quiebra en el Sector y que siempre se han mantenido los niveles de calidad y profesionalidad y esta vez no va a ser una excepción.

Así la intención sería mantener el número de despidos en los inicialmente propuestos, aunque es consciente que esta nueva estrategia liquidadora, puede aumentar los mismos a resultas de los problemas propios subrogatorios, falta de documentación, no cumplir periodos de antigüedad, etc….

El ERE como todos sabemos, continúa pendiente de la aprobación mediante auto por el Juzgado de lo Mercantil y la Administración Concursal piensa que todo el procedimiento de Concurso -en general- habrá terminado a principios de 2018.

Desde CSIF, gestionaremos todas las reclamaciones salariales o no de los trabajadores de la empresa y los trámites ante la Administración Concursal y el FOGASA. Pedimos a las empresas y administraciones que actúen con rapidez para poder continuar en nuestros Servicios sin esta incertidumbre y cobrando puntualmente, la creación de situaciones de pánico no favorecen en nada la solución del caso.