DÍA INTERNACIONAL DEL MEDIO AMBIENTE: Por el medio ambiente y las personas que lo defienden
El pasado sábado 21 de enero de 2017 se produjo un terrible y trágico suceso que acabó con la vida de dos Agents Rurals en acto de servicio en una localidad de Lleida.
01 de Junio de 2017

El pasado sábado 21 de enero de 2017 se produjo un terrible y trágico suceso que acabó con la vida de dos Agents Rurals en acto de servicio en una localidad de Lleida.

En el último año ha aumentado de forma alarmante el número de agresiones que atentan contra la integridad física de los Agentes Forestales y Medioambientales en toda España por diferentes motivos, produciéndose daños en vehículos particulares y oficiales, pintadas amenazantes y agresiones directas, la última el pasado 13 de mayo en la provincia de Murcia, un grupo de más de 5 personas agredieron y amenazaron de muerte a un Agente Medioambiental.

Así las cosas, algunas administraciones, en estos últimos años, han procedido a retirar las armas cortas de las que venían disponiendo estos agentes y ni siquiera se ponen los medios en forma de protocolos de actuación, formación en defensa personal policial o medios de defensa alternativos, dando a entender a “los malos” una falta de apoyo institucional por parte de los superiores hacia los agentes que desde CSI•F consideramos intolerable.

Desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI•F), sindicato más representativo en las administraciones públicas, recogiendo el sentir e inquietudes de los más de 6000 Agentes Forestales y Medioambientales de todo el Estado, acabamos llegando siempre a la misma conclusión, la necesidad de aplicar cambios normativos y una nueva legislación básica que unifiquen y mejoren su seguridad jurídica y protejan su integridad.

Por otra parte, CSI•F tiene como objetivo reclamar una normativa básica para el Cuerpo de Agentes Forestales y Medioambientales, que debería establecer las funciones básicas de los Agentes reforzando su condición de agentes de autoridad, policía administrativa ambiental y policía judicial, así como el resto de sus funciones relacionadas con el cuidado del medio ambiente, todo ello de forma que sea lo suficientemente “básica” para que no invada las competencias entre administraciones y sirva de norma unificadora para todo el colectivo.

Apelamos a la sensibilidad de los grupos parlamentarios de las cortes y de los parlamentos regionales, así como de los Ministerios de Interior y Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y sobre todo de los responsables de las distintas administraciones de las que dependen en todo el estado los AAMMFF, queremos trasladarles estas inquietudes y la necesidad jurídica de solucionarlas, por lo que es necesario el apoyo de todos, en especial de las iniciativas que ya están en marcha.

Desde CSIF consideramos que se debe regular en positivo el uso de armas para su defensa personal en servicios de riesgo, como así lo tiene el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria; estos servicios y operativos de vigilancia pueden ser contra el furtivismo, donde es habitual el contacto con personas que usan armas de caza, o armas blancas para la recolección de setas, siendo imprescindible establecer los citados protocolos de actuación y la formación específica en defensa personal policial en todos los servicios, así como los de colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Entre las necesidades más urgentes podemos destacar las siguientes:
• Establecimiento de una denominación corporativa genérica e imagen corporativa que permita identificar a los más de 6.000 funcionarios en cualquier rincón del país.
• Creación y regulación de cuerpos autonómicos por Ley de cada Comunidad que refuerce el reconocimiento de las potestades actuales de los Agentes Forestales, es decir, “su condición de agentes de la autoridad, policía administrativa especial y de policía judicial genérica”.
• Protocolos y planes de seguridad en el trabajo que desempeñan con formación, medios de defensa y en los casos necesarios poder portar armas en el ejercicio de las actuaciones.
• Integración en los sistemas operativos de los servicios de emergencias 112 y de avisos de infracciones o presuntos delitos medioambientales.
• La creación de una Comisión Estatal de Coordinación de Cuerpos de Agentes Forestales y Medioambientales.
• Adecuación de la normativa de seguridad ciudadana para darles cobertura jurídica cuando estén en el ejercicio de sus funciones coercitivas.
• Jubilación voluntaria a los 60 años, segunda actividad y la consideración de autoridad en caso de atentado.
CSI•F, para ello, se ha comprometido con la asociación de nacional de Agentes Medioambientales y Forestales y el resto de sindicatos con representación nacional firmando un acuerdo con 19 puntos el pasado 29 de marzo, apoyando e impulsando iniciativas legislativas y de otros tipos que conduzcan al mejor estatus jurídico y de protección hacia estos servidores públicos que no hacen sino proteger el más preciado e imprescindible bien del que todos formamos parte y en el que todos vivimos, que es el Medio Ambiente.