CSIF amenaza con movilizaciones en Correos si el Gobierno no corrige el recorte de 60 millones de euros
Junto al resto de organizaciones sindicales mayoritarias en Correos, CSIF explica que un recorte como ése impide tratar a todos los ciudadanos por igual
30 de Mayo de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, junto al resto de organizaciones sindicales de Correos, ha dado un ultimátum al Gobierno ante el recorte de 60 millones de euros para la financiación del Servicio Postal Universal que aparece en proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2017, actualmente en trámite parlamentario.

“Estamos abiertos al diálogo, pero, de lo contrario, habrá movilizaciones”, explica José Ignacio Rico, presidente autonómico del Sector EPE (Entidades Públicas Estatales) del CSI-F en Madrid. Una conclusión unánime, entre otras razones porque “un recorte como éste pone de manifiesto la desidia del Gobierno hacia Correos”.

La prueba es que la financiación pasa de los 279 millones de euros en 2015 a los 120 para 2017 que ha originado la contundente oposición de CSI-F que podría resumirse en los siguientes puntos:

1º) No se está peleando por 60 millones de euros, sino para que el Gobierno cumpla con la Ley de Servicios Postales y recordarle que no podemos estar todos los años temblando con la cantidad que se acorde en los Presupuestos Generales del Estado. Desde 2013 el recorte de las aportaciones ha sido constante.

2º) Durante estos días hemos recordado que los impuestos están para financiar los servicios públicos, no para deteriorarlos. En este sentido el recorte, que planea el Gobierno en esta ocasión, no pone en riesgo que las grandes ciudades vayan a recibir el correo los cinco días a la semana, pero sí en los núcleos rurales, representados hasta en 8.000 municipios, que tienen el mismo derecho.

3º) CSI-F ha dejado claro que no se está pidiendo ninguna limosna para Correos, sino lo que le corresponde. De lo contrario, se van a recortar derechos a la ciudadanía por no hablar de las condiciones laborales y salariales de los empleados de Correos y hasta que la precarización del empleo y el cierre de oficinas que, a día de hoy, están abiertas.

Por lo tanto, la conclusión es evidente: la necesidad de corregir este recorte es urgente y, en definitiva, es preciso que los Presupuestos se pongan de acuerdo con la Ley Postal en la que no se concibe perder empleos ni restringir derechos, sino tratar a todos los ciudadanos por igual vivan donde vivan.