La reducción de funcionarios en activo y la falta de financiación pone en peligro la renovación del concierto sanitario en Muface
17 de Mayo de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato mayoritario en el sector de funcionarios, trasladó hoy al director general de MUFACE, Antonio Sánchez, su preocupación por la renovación del concierto sanitario en esta mutualidad, teniendo en cuenta el envejecimiento de la población asegurada, la no renovación de las plantillas y el déficit en financiación.

El concierto entre la mutualidad y las compañías sanitarias caduca en diciembre de este año y se debe renovar por ambas partes, pero hay una serie de datos que, en opinión del sindicato, generan incertidumbre, ante el coste económico y los recortes realizados durante los últimos años

En concreto, desde 2010 se ha reducido en 15.000 el número de titulares (y por tanto el volumen de las aportaciones individuales al sistema). Además, la proporción de mutualistas en activo frente a jubilados ha pasado de 3,6 (2010) a 2,1; es decir por cada dos funcionarios en activo hay un jubilado

Asimismo, los índices de siniestralidad, según datos del servicio de estadísticas de seguros ICEA, rondan el 100 cien.

Por todo ello, CSIF propone, de cara a la renovación del concierto, recuperar el Fondo de Alta Siniestralidad (fondos destinados a cubrir el coste de los pacientes con mayor gasto sanitario, que creó José María Fernández de la Casa en 2011 y que se suprimió con la llegada de los recortes); mejorar la gestión de los gastos que ocasionan las situaciones de urgencia vital para que no repercutan sobre el mutualista y resolución definitiva de los problemas en la asistencia sanitaria en zonas rurales;

Además, consideramos que frente al modelo actual (un concierto a 2 años con déficit de financiación), se debe diseñar un acuerdo a varios años, con financiación suficiente, que dé estabilidad al modelo mutualista.

CSIF también ha propuesto fijar una fecha para la implantación definitiva de la receta electrónica en toda España; recuperación de los recortes sociales (ayudas para la atención ortoprotésica, atención bucodental, oftalmolótica, entre otras) y en definitiva, revisar de manera íntegra el modelo de gestión de la Mutualidad, que no se ha modificado desde su creación hace 40 años.