CSIF denuncia la falta de una planificación seria y transparente en la implantación de Justicia Digital
09 de Mayo de 2017

El Esquema Judicial de interoperabilidad y seguridad (EJIS) que el Ministerio “vendió”, hace unos días, tras la reunión con las CCAA en el seno del CETEAJE, como un “nuevo impulso a la implantación efectiva de la Justicia digital” existe desde el año 2009 y no ha dado resultado alguno.

La idea de la elaboración de unos criterios comunes para la asegurar la interconexión de los diferentes sistemas de gestión procesal y demás software utilizado en Justicia es buena… el problema es que esos criterios existen desde el año 2009 y no han servido para que hoy esa interconexión sea una realidad. Entonces el EJIS fue calificado como “acuerdo histórico”, “proyecto sin precedentes”, pero la falta de inversión, y de verdadero interés por el proyecto, hizo que el mismo se quedara en papel mojado y para muestra la triste realidad actual en la que ni siquiera los diferentes programas del ámbito del Ministerio de Justicia operan entre sí.
Además, para CSIF resulta contradictorio y muy perjudicial para la prestación óptima del servicio público de Justicia que se siga invirtiendo en interoperabilidad mientras, por otro lado, el Ministro anuncia la decisión del Gobierno de implantar un programa único en toda la Administración de Justicia.

Si esa es la decisión para CSIF es muy imprudente y caro mantener a la Administración de Justicia en una situación permanente de transitoriedad manteniendo vivos unos programas informáticos obsoletos que no soportan todas las “mejoras”, y de ahí buena parte de las caídas e interrupciones en el servicio, que se les están introduciendo y que, además, incluso dentro del propio ámbito del Ministerio de Justicia (Minerva, LexNET para los órganos judiciales, Fortuny en Fiscalía o Orfila-Asklepios en los IML) no están conectados entre sí.

Por otro lado, el ministerio, sigue con su línea propagandística en materia de justicia digital, falseando la situación y creando un mundo paralelo, que la realidad en los centros de trabajo desmiente diariamente. Una vez más, el Ministerio en su nota informativa de la reunión del CETEAJE, vuelve a aludir a los millones de comunicaciones electrónicas que se están realizando para justificar la implantación de un programa obsoleto como es LexNET. Pero la realidad es que LexNET da problemas y es muy limitado, no hay más que ver las quejas de los profesionales, y la falta de compatibilidad con los programas de gestión procesal y con las propias normas de procedimiento está provocando el incremento del uso de papel y de la carga de trabajo en los Juzgados.

Otro de los grandes problemas que existen detrás de Justicia Digital que el Ministerio nos consta que conoce, pero al que no le dedica los recursos suficientes es la falta de capacidad del Archivo Único (Servidor que contiene todas las bases de datos, y que es único para todo el territorio no transferido). Unos problemas de capacidad que se hacen más patentes cuando todos los usuarios comienzan a hacer uso del servidor al mismo tiempo. La solución una vez más es la puesta en marcha de una planificación seria, que evite afrontar cambios críticos sin tener el respaldo de una inversión fuerte, sostenida y adecuada para implementarlos.

CSIF vuelve a denunciar la falta de transparencia en la toma de decisiones, mientras que a algunos dirigentes ministeriales se les llena la boca hablando de gobernanza y administración abierta. A estas alturas desconocemos los resultados de ese estudio comparativo que puso en marcha el Ministerio para tomar la decisión de implantar el programa único en Justicia. ¿Existe de verdad ese proyecto? ¿Quién lo ha realizado? ¿Bajo qué premisas se ha hecho el estudio?, ¿cuánto ha costado?

Para terminar, desde CSIF volvemos a reiterar el grave error cometido por el Ministerio de Justicia de dar la espalda a sus funcionarios que son, aunque el Ministerio no lo vea así, los principales protagonistas del cambio. El Ministerio de Justicia no puede seguir pretendiendo que los funcionarios con su profesionalidad sigan tapando las vergüenzas de unos programas que no sirven para hacer su trabajo con la eficacia y eficiencia deseadas, asumiendo cada vez más funciones y responsabilidades que vienen siempre de la mano de la implantación de las nuevas tecnologías en cualquier sector, que han dejado obsoleto el reparto funcional establecido en las leyes; y que siguen sin ver reconocido ese trabajo ni laboral ni retributivamente. Para CSIF el Ministerio de Justicia debe abandonar los discursos triunfalistas y propagandísticos, tomarse en serio la implantación de Justicia Digital y convocar de manera urgente la mesa de negociación sobre nuevas tecnologías.