Se desprende por tercera vez el techo de un juzgado de Plaza de Castilla y deteriora varios expedientes
CSIF comunica a la Consejería de Justicia el deterioro y la falta de mantenimiento de estos juzgados
08 de Febrero de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha remitido un escrito a la nueva directora general de Justicia de la Comunidad de Madrid, Yolanda Ibarrola, en el que pone en su conocimiento el desprendimiento del techo que ha tenido lugar hoy en el Juzgado de Instrucción nº 24 de Madrid de Plaza de Castilla, de guardia en el día de hoy, y que ha provocado desperfectos materiales y el deterioro de varios expedientes judiciales.

En la carta, firmada por el presidente de CSIF Justicia Madrid, Juan José Carral, se relata que además de la caída del falso techo han aparecido manchas de humedad en las paredes y en zonas cercanas a los cuadros eléctricos de esta oficina judicial, con el riesgo que ello conlleva. Según los propios trabajadores, es la tercera vez que se producen hechos similares, y hasta la fecha únicamente les han sustituido las planchas rotas, sin que se haya solucionado el problema que genera las filtraciones de agua.

"No debemos olvidar que incidentes como estos no sólo pueden afectar a la salud laboral de los funcionarios y funcionarias que desarrollan su labor profesional en este edificio, sino que también podrían perjudicar al resto de colectivos profesionales y ciudadanos que pasan por estas instalaciones a diario", indica el escrito.

CSIF, que recuerda que gracias a la encomiable labor de los funcionarios sale adelante el trabajo en nuestros órganos judiciales, traslada también a la nueva directora general su preocupación, no sólo por este desagradable incidente, sino por el mal estado, deterioro y falta de mantenimiento en el que se encuentra la sede de los Juzgados de Plaza de Castilla. Asimismo, le recuerda que la Administración está obligada a un mantenimiento periódico de los lugares de trabajo, subsanándose con rapidez las deficiencias que puedan afectar a la seguridad y salud de los trabajadores.