CSI-F denuncia la parálisis de los programas de Igualdad en la Administración y pide la convocatoria urgente de la Comisión Técnica
07 de Marzo de 2012

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) reclamó hoy la convocatoria urgente de la Comisión Técnica de Igualdad en las Administración General del Administración General del Estado para retomar el desarrollo de los diferentes programas de igualdad.

Coincidiendo con la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, CSI-F recuerda que la Comisión de Igualdad no se ha vuelto a convocar desde el pasado mes de septiembre y teme que las políticas de contención del déficit supongan un lastre, cuando no una excusa, para no desarrollar las disposiciones de la Ley de Igualdad en la Administración.

La Secretaría de Igualdad de CSI-F recuerda que la representación entre mujeres y hombres en la Administración General del Estado es del 51,9 por cien y un 48,02 por ciento, respectivamente, aunque en los puestos de mayor nivel administrativo se observa con claridad una menor presencia femenina.

Así, por ejemplo en los puestos de libre designación, la proporción de hombres y mujeres oscila entre el 57,3 por ciento y el 42,6 por ciento, respectivamente. Esta proporción se dispara en los puestos superiores, donde se registran 3.398 hombres (66,3 por ciento), frente a 1.727 mujeres (33,70 por ciento) –en el subgrupo A1- ; así como 553 hombres (71 por ciento), frente a 226 mujeres (29 por ciento) –subgrupo A2--.

De la misma manera, el número de hombres que ocupan los niveles más altos de la administración (niveles 28, 29 y 30) prácticamente es el doble al de las mujeres.

Para CSI-F, la actual situación económica y los objetivos de déficit, no deben implicar un retroceso en los avances conseguidos. Así, denuncia la falta de medios materiales y humanos para poner en marcha, no ya los programas de igualdad, si no los programas previos de diagnóstico de situación, en cada uno de los departamentos ministeriales, que aún no se han llevado a cabo.

CSI-F advierte de que debemos ser capaces de salir de este ciclo económico con progresos reales dentro de la Igualdad; equiparación salarial, así como la conciliación laboral, familiar y personal.

También reclama una representación real de la mujer en la toma de decisiones, sin obstáculos en la carrera profesional, aplicando la integración general de la dimensión de género desde el inicio de las políticas y medidas gubernamentales, evaluando y teniendo en cuenta sus posibles efectos al definirlas y aplicarlas, y no como una aportación (cuota obligada) añadida en el último instante.

De la misma manera, exige que las reformas que impulse el Gobierno se realicen desde una perspectiva de género. CSI·F solamente concibe la salida de la crisis con la aplicación de políticas que siembren la igualdad entre sexos y la búsqueda de nuevas fórmulas que promuevan el equilibrio entre la vida laboral, familiar y personal, y que contribuyan al crecimiento económico y la cohesión social.

Empecemos por una educación en valores no adscritos a un sexo determinado, con programas curriculares sin arquetipos ni estereotipos, reflejando el valor de la mujer y la igualdad (pieza fundamental para acabar con la lacra de la violencia de género). Se necesita la concienciación real de la sociedad para terminar con las desigualdades, una efectiva equiparación salarial que irremediablemente no desemboque en un uso unilateral de las políticas de conciliación por la mujer, y sin la deseada corresponsabilidad de hombres y mujeres en el ámbito familiar.

Debemos comprender que más del 50% de nuestra sociedad son mujeres y por ello representan más de la mitad de la base productiva de nuestro país, por tanto debemos aprovechar cualquier época de cambios legislativos para salir reforzados, en educación, concienciación y aplicación real de la Igualdad de Género.

Ver Galería