CSI-F reclama a PP y PSOE que la Reforma Laboral no afecte al personal que obtuvo su plaza por oposición y que se prohíban los EREs en los servicios públicos
05 de Marzo de 2012

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), sindicato más representativo en las Administraciones Públicas, propuso hoy a los grupos parlamentarios que la Reforma Laboral no afecte al personal que obtuvo su plaza por procesos selectivos y que se prohíban los EREs en los servicios públicos fundamentales.

El Presidente de CSI-F, Miguel Borra, y el Secretario Nacional de Acción Sindical, Eliseo Moreno, iniciaron hoy una ronda de contactos con los grupos políticos en el Congreso de los Diputados, para analizar el impacto de la reforma laboral sobre las Administraciones Públicas, de cara a su próxima tramitación parlamentaria. Los contactos comenzaron con los grupos Popular y Socialista y continuarán a lo largo de los próximos días con el resto de las formaciones parlamentarias.


Este sindicato entiende que la reforma laboral propiciará la destrucción de empleo también en el sector público ya que, el Estado, las comunidades autónomas y los ayuntamientos podrán despedir al personal laboral que accedió a su plaza mediante oposición aduciendo causas, técnicas, organizativas y de la producción igual que en la empresa privada.

“Todo ello sin entrar a valorar si es necesario o no y rechazando la negociación”, destaca Miguel Borra, advirtiendo de que “los trabajadores del sector público asumirán íntegramente las consecuencias del despilfarro, de la mala gestión de los administradores políticos”. “¿Con qué y quien va a decidir lo que es y lo que no es necesario?”, aseveró.

CSI-F ha entregado a los grupos un documento con diferentes propuestas:

1. CSI-F defiende una redacción alternativa de la disposición adicional segunda del Real Decreto para dar seguridad jurídica al personal laboral y evitar despidos en aquellas personas que han accedido a su plaza“mediante un proceso selectivo realizado bajo los principios de igualdad, mérito, capacidad y de acuerdo con lo previsto en el Estatuto Básico del Empleado Público”.

2. CSI-F está en contra del despido a personal que accedió a su plaza por oposición, porque este colectivo atiende “servicios públicos que deben ser realizados independientemente de los criterios políticos de cada momento”. “Pese a la situación de crisis general, los impuestos de los ciudadanos deben garantizar unos servicios públicos dignos”, añade Borra.

CSI-F señala la necesidad de definir claramente y determinar aquellos “servicios públicos prestados por la Administración con Empleados Públicos”, como es el caso de los sectores de enseñanza, la sanidad, la dependencia, la lucha contra el fraude, la justicia, la administración, la seguridad, …….., frente a otros servicios. En este ámbito lo que cabe es trabajar, negociar con los agentes sociales, para conseguir la reforma y adecuación de las Administraciones Públicas a las necesidades actuales, evitando las duplicidades y las ineficiencias.

3. No podemos estar a favor de las medidas que supongan unilateralidad en la modificación de las condiciones laborales, hurtando la negociación de las mismas.




¡¡SEGUIMOS DEFENDIENDO LO PÚBLICO!!




Madrid a 5 de marzo de 2012



Ver Galería