CSIF reclama ayudas para los carteros rurales, que tienen que usar su vehículo particular para el reparto
CSIF pide a Correos ayudas para que los trabajadores puedan pagar el mantenimiento o financiar la compra de vehículos. Ahora solo cobran un plus de kilometraje que lleva diez años congelado.
22 de Abril de 2021

Zaragoza. (22/04/2021).- La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) reclama ayudas para los carteros rurales, que tienen que usar sus vehículos particulares para repartir cartas y paquetes. CSIF pide a Correos ayudas para que los trabajadores puedan pagar el mantenimiento o la compra de vehículos. Ahora solo reciben un plus de kilometraje de 23 céntimos por kilómetro al día, una cantidad que lleva congelada desde 2011.

En España, cerca de 6.000 carteros rurales están obligados a aportar su vehículo particular para trabajar, realizando una media de 58 kilómetros diarios, según datos de la empresa. “En la provincia de Zaragoza, solo las grandes localidades como Tarazona, Calatayud, Utebo o Casetas disponen de vehículos de reparto. El resto deben trabajar con sus vehículos particulares, exponiéndose a averías y al desgaste de los mismos. En la provincia de Zaragoza unos 140 carteros rurales trabajan con sus vehículos. Muchos nos piden alguna ayuda para pagar el mantenimiento o financiar parte de la compra de un nuevo vehículo”, explica Beatriz Pardos, delegada de Correos en CSIF Aragón.

Hace un año, Correos se comprometió a comprar 304 vehículos de empresa para los carteros rurales que llevan más de 20 paquetes al día y lo solicitaran voluntariamente. Nos pareció una medida insuficiente, pero ni siquiera esto se ha cumplido. Por la seguridad de los trabajadores y para poder prestar un servicio de calidad, pedimos explicaciones a Correos y que elabore un plan estratégico para la dotación de vehículos a los carteros rurales. Proponemos que se apueste por una flota de vehículos eléctricos para el reparto motorizado.

“Trabajo repartiendo con mi coche, que ya tiene 18 años. Pronto me toca hacer una reparación, que han dicho que puede costarme unos 2.000 euros. Correos no nos paga ni el mantenimiento ni una mínima subvención para la compra de un vehículo nuevo. Los carteros rurales somos carteros de segunda para la empresa”, se lamenta un cartero de la provincia de Zaragoza, con 28 años de experiencia.