Extrema austeridad de Correos en el pago de las elecciones a Galicia y País Vasco a sus trabajadores
La empresa no hace caso a CSIF, que pidió doblar las gratificaciones por el riesgo de la pandemia.
11 de Junio de 2020

1/ Una oportunidad perdida.

Después de recibir las instrucciones definitivas de la Campaña Electoral a Galicia y País Vasco del 12 de julio, la sensación que recoge la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) es que Correos ha perdido una gran oportunidad de reconocer las dificultades de los empleados frente a la pandemia.

2/ Una época extraordinaria, sí, pero...

La empresa admite que se vive una situación extraordinaria en unas elecciones que no se parecerán a ninguna y en las que, por primera vez en la historia, se evitará todo contacto físico entre cliente y empleado de Correos. Sin embargo, no existe ese salto en las gratificaciones que siguen detenidas en el tiempo, totalmente alejadas de lo que pidió CSIF.

3/ Seguimos con los 117 €

No se reconoce el riesgo como se merece. No hay más que explicar que la gratificación fija en urgencia, clasificación y atención al cliente sigue siendo la misma (117,78 €) cuando CSIF había exigido doblar esa cantidad. Pero también podemos hablar del pago de los envíos con dirección o tarjetas INE (0,063693€) o los envíos sin dirección (0,026225€) que tampoco se han movido de su sitio. No es lógico en una campaña en las que hasta la propia clase política ha bautizado el voto por correo como la medida estrella de estas elecciones.

4/ Ligeras novedades

Así que la palabra es la misma que decíamos ayer: decepción. Una decepción en la que hay alguna novedad que habrá que ver si sale a cuenta como el pago de la entrega de cada documentación electoral a 0,40€ (se rebaja a 0,20€ en caso de que sea avisada cuando el esfuerzo es el mismo) en las unidades de distribución, que se quedan sin gratificación fija. O el sistema de descuentos se limita a 12 € por cada día de inasistencia entre el 26 de junio y el 10 de julio: a partir del cuarto día ya se pierde todo.

5/ Y los refuerzos los justos

Por lo tanto, no podemos estar de acuerdo con las instrucciones de unas elecciones en las que no se detalla el precio de las actuaciones excepcionales (festivos, horas extra, etc) y en las que la contratación (600 refuerzos) también se queda muy justa. No era el momento de ahorrar entre otras razones porque el riesgo ha de pagarse como se merece. Y esta vez no va a ser el caso.