CSIF denuncia las inhumanas condiciones de los veterinarios de Tragsatec. "Nos obligan a sanear una vaca cada 3 minutos"
¬ El sindicato exige que la muerte este jueves de un veterinario en Lugo marque un antes y un después

¬ La empresa publica no facilita EPIs reglamentarios y, en vez de mandar equipos de trabajo, envía solos a los veterinarios a sanear más de 200 vacas al día

¬ CSIF lo va a denunciar ante Inspección de Trabajo
29 de Mayo de 2020

La muerte de un veterinario de Tragsatec ha vuelto a poner de manifiesto las inhumanas condiciones en las que trabaja este gremio de la empresa pública, tal y como denuncia la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) sindicato más representativo en las aministraciones públicas. "Tenemos que ir a destajo. Nos obligan a sanear una vaca cada tres minutos y, para mayor rentabilidad, nos mandan solos en vez de ir con un equipo de trabajo en el que el compañero es como tu salvavidas: tú le proteges a él y él te protege a ti", explica una delegada de CSIF, que trabajó con el veteriano que falleció este jueves en As Nogais (Lugo) "tras golpearle el cuerno de la vaca en la cabeza. Si hubiese ido acompañado es más difícil que hubiera pasado porque no tienes que hacer todo el trabajo tú solo". CSIF va a presentar denuncia ante Inspección de Trabajo para que prohiba que los veterinarios vayan solos en la campaña de saneamiento en las que tienen que hacer la prueba de la tuberculina a las vacas. El sindicato recuerda que se enfrentan a situaciones extremas. Los animales son imprevisibles y el veterinario no sólo tiene que hacer el trabajo sino también estar pendiente de la reacción de la vaca. No se pueden hacer tantas cosas a la vez. Por eso el sindicato exige el trabajo en parejas en aquellas CCAA como Galicia que carecen de unas mínimas medidas de seguridad en sus explotaciones ganaderas. CSIF espera que la muerte de este compañero signifique un antes y un después en Tragsatec, donde sólo se busca la rentabilidad en una empresa pública que pertenece al Grupo Tragsa que el año pasado dio 11 millones de euros en beneficios. "El compañero fallecido escribió la noche antes un whatsapp en un grupo en el que compartimos en el que dijo que trabajando en estas condiciones, sin EPIS adecuados, algún día iba a pasar una desgracia y le ha ido a ocurrir a él", lamenta la delegada de CSIF. El sindicato denuncia que, efectivamente, la empresa no ha facilitado, durante el Estado de Alarma, las mascarillas FP2 reglamentarias a los veterinarios para ejercer su trabajo. CSIF también exige remediar el altísimo porcentaje de temporalidad que existe en la empresa pública. Hay veterinarios que llevan trabajando desde 2002 y que aún son eventuales a los que se les carga con más trabajo que a los indefinidos. Sin ir más lejos, el compañero fallecido, de 43 años, era eventual y se le enviaba solo a sanear vacas en una jornada de 8,45 horas diarias.