Un retraso imperdonable. Ahora, el Gobierno sí distribuirá las mascarillas que decía que no eran necesarias entre los empleados de empresas públicas
CSIF exige una convocatoria real de servicios mínimos ya en todas las empresas públicas.
21 de Marzo de 2020

A partir de ahora, el Gobierno destinará 8 millones de mascarillas entre los empleados de empresas públicas cuyo trabajo se sigue catalogando como una causa de fuerza mayor. En esta situación se encuentran los trabajadores de Puertos del Estado, Renfe, Aena o Correos.

Después de siete días manteniendo que las mascarillas no eran necesarias, el Gobierno sorprende ahora con esta medida que la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) exigía desde el minuto uno, en pleno Estado de Alarma. Los problemas hay que atajarlos desde el principio. Máxime cuando la salud está en juego.

Las mascarillas llegarán después de haberse registrado cientos de casos de positivos y de miles en cuarentena; de la desinfección de multitud de centros de trabajo y del fallecimiento de una empleada de 51 años en una empresa pública como Correos que ya no tiene solución y que ha demostrado que este no es el camino.

En estas condiciones, CSIF ya no se conforma con las mascarillas, sino que exige al Gobierno una convocatoria real de servicios mínimos ya a partir del lunes 23 de marzo en las empresas púbicas. No queremos seguir con esta situación. Los empleados de las empresas públicas tienen miedo a contagiar y a ser contagiados. Y eso no es justo. Para CSIF no es justo después de una semana que ha sembrado el pánico.