CSIF se reúne con la ministra de Función Pública para lograr una subida adicional del 1% para este año
El sindicato insiste en mejores retribuciones y mayor empleo de calidad PARA TODOS LOS EMPLEADOS PÚBLICOS.
14 de Febrero de 2020

a Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha trasladado a la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darías, su hoja de ruta para mejorar las condiciones laborales de todos los empleados públicos. CSIF incide en dos ámbitos fundamentales: mejores retribuciones y mayor empleo de calidad.

De entrada, CSIF espera sentarse pronto a negociar un acuerdo de legislatura con el nuevo Gobierno que permita, por un lado, recuperar la estructura salarial previa al recorte salarial de entre el 5 y el 10 por ciento que se ejecutó en 2010 y recuperar definitivamente la pérdida de poder adquisitivo que arrastran desde entonces todos/as los Empleados Públicos (12,9-17,9 por ciento).

En todo caso, hay que empezar a tener en cuenta estas premisas de cara a los presupuestos generales del Estado para este año.

AÑO

IPC %

INCREMENTO

DIFERENCIA
PÉRDIDA

2010

3,00

-5,00 / -10
(recorte salarial)

0,615384615

2011

2,38

0

-2,38

2012

2,87

0

-2,87

2013

0,25

0

-0,25

2014

1,00

0

-1

2015

0,00

0

0

2016

1,57

1

-0,57

2017

1,11

1

-0,11

2018

1,18

1,75

0,57

2019

0,80

2,5

1,7

-12,91 – 17,91

También en materia de retribuciones, teniendo en cuenta las previsiones de crecimiento del PIB, CSIF reclama adecuar los incrementos variables que contempla el último acuerdo a las expectativas reales de nuestra economía, con el fin de ‘blindar’ las nóminas de los/as empleados públicas y mantener la senda de recuperación del poder adquisitivo.

En lo que se refiere al empleo, CSIF reclama empezar a diseñar cuanto antes la oferta de empleo público de cara a los próximos Presupuestos Generales del Estado.

Además, es preciso impulsar un plan de choque sobre plantillas (en los próximos 10 años se van a jubilar 905.000 personas y dar salida al proceso de estabilización de plazas interinas que se encuentra paralizado en muchos ámbitos, por lo que difícilmente se alcanzará el objetivo de reducir la temporalidad al 8 por ciento incluidas en empresas públicas.