El Banco del Estado reconoce que el sistema de desarrollo profesional de sus empleados presenta “un funcionamiento anormal”
¬ CSIF exige al nuevo Gobierno corregir urgentemente esta situación.

¬ Subir de categoría profesional no respeta el nivel salarial fijado en las tablas del Convenio para los empleados en el ICO
13 de Febrero de 2020

El ICO (Instituto de Crédito Oficial) reconoce su propia enfermedad, tal y como denuncia sistemáticamente la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, desde 2013. En la redacción final de su Plan de Igualdad, el Banco del Estado admite que el sistema de desarrollo profesional de sus empleados presenta “un funcionamiento anormal”. La consolidación de niveles no lleva aparejado percibir el nivel salarial fijado en las tablas del Convenio como consecuencia de la insuficiente dotación de fondos por parte del organismo competente para ello: la CECIR (Comisión Interministreial de Retribuciones).

CSIF exige al nuevo Gobierno corregir este problema que se ha cronificado en el Banco del Estado desde 2013. Desde entonces, la CECIR alega razones de austeridad y contención del gasto y ha restringido de forma sustancial la aportación de fondos al Sistema de Desarrollo Profesional. Una situación anómala que no impide que los trabajadores asciendan pero sí que cobren la dotación económica que les corresponde por dicho ascenso.

Sin embargo, el sindicato denuncia que esta misma austeridad no se demuestra para convocar ofertas de empleo público. Una situación que no se entiende cuando la deuda con la plantilla asciende, a día de hoy, por encima de los dos millones de euros y hay empleados en el ICO a los que ya se les debe más de 30.000 euros por este motivo.

El sistema de promoción está publicado en la Intranet y se explica en el ‘Manual de Acogida’, pero no se respeta ni siquiera con los empleados que sacan matrícula de honor. Así, CSIF puede contar que en el año 2018, tras la consecución de los objetivos y la evaluación por parte de sus superiores, promocionaron 46 trabajadores en el ICO, de los que nueve fueron calificados como ‘excelentes’. Pero ni siquiera sacar la máxima puntuación fue suficiente para disfrutar del premio en los términos en los que está previsto en el VI Convenio Colectivo del ICO.